lunes, 14 de abril de 2014

Ocaña y Martin Heidegger

La investigación "Conexión Lelio Zeno" continúa a medida que van abriéndose archivos, instalándose conversaciones, cruzando informes de lectura. Entre la correspondencia revisada, hay un conjunto que nos llama especialmente la atención. Tres cartas extensísimas, de diez páginas las dos primeras, de seis la tercera, firmadas entre junio y octubre de 1933 en Freiburg (o Friburgo) por un becario del Rockefeller en la Universidad, quien le cuenta a Zeno su entusiasmo por "vivir esta época de la vida política, cultural, y social de Alemania, porque está ricamente matizada de pasiones, de nobleza, de odios, de energías, de transformaciones.(...) Usted me pide  mi opinión sobre el significado de la 'revolución fascista alemana'. Yo tengo una opinión que es mejor dicho 'un sentimiento'".  Durante ese 1933 el rector de la Universidad de Friburgo fue Martin Heidegger, "el filósofo del ser", el "rey secreto del pensamiento".  Las anotaciones de Heidegger sobre el período,  los de algún modo míticos Cuadernos negros acaban de ser publicadas por primera vez en el tomo 94 de sus Obras completas. Habrá que cotejar, en algún momento, ambos textos. Los del eminente y controversial autor de Ser y tiempo, y los del humilde corresponsal de Zeno, que firmaba sus cartas con un escueto "Ocaña".

No hay comentarios:

Publicar un comentario