lunes, 22 de abril de 2013

El Congreso de Literatura

Decíamos esto: que con enorme felicidad somos, este año, co-productores del III Congreso Internacional Cuestiones Críticas cuya primera gran actividad pública será la conferencia “La escritura manuscrita”, de César Aira, este miércoles 24 a las siete de la tarde en el Centro cultural Roberto Fontanarrosa -que es el mismo que otrora se llamara Bernardino Rivadavia, en la misma plaza Montenegro, que otrora se llamara plaza Pinasco, en una escalada revisionista que quién sabe hacia dónde nos llevará.
Entonces, miércoles, siete de la tarde, en el Fontanarrosa, Aira.
El mismo miércoles, nueva y media de la noche, en un bar llamado Chavela (vaya uno a saber cómo se llamaría antes), en Ayacucho y Zeballos, lectura de poemas de algunos de los que andan dando vueltas por acá. Entre ellos, Edgardo Dobry, Anahí Mallol, Silvio Mattoni y Mario Ortiz. A propósito, uno que se la pasa prendido a la radio, dice haber escuchado decir al comentarista cultural Víctor Hugo Morales que Ortiz es “el mejor poeta argentino vivo”. No nos apresuremos ni a refutar ni a convalidar la bravuconada del oriental. Que lea Ortiz, que se compare con los otros buenos que van a estar en su mesa, y ahí veremos.
El jueves, a las siete de la tarde, pero ahora en nuestro Centro cultural, en el Teatro, celebración del itinerario crítico de María Teresa Gramuglio. Para muchos de quienes hacemos este blog -aceptando opiniones disidentes y muy atentos a lo que sobre el tópico estará pensando el mismo Víctor Hugo, estando, como está, atento a todo- María Teresa es un baluarte esencial en la historia de la crítica literaria argentina. Vienen a celebrar su obra Beatriz Sarlo, Nora Catelli, Adrián Gorelik y Alberto Giordano.
El mismo jueves, apenas termina lo de María Teresa, a las ocho y media, pasamos por detrás al Patio de los Cipreses, entramos al Túnel 4 y vemos el show de los poetas españoles Manuel Vilas (sí, el de España, publicada aquí por Mansalva), Jesús Jiménez Domínguez y Ángel Petisme.
Y cuando terminan los poetas de Aragón, volvemos al Patio para tomar una copa, y brindar por la buena suerte del Congreso y de los congresistas.
Y el viernes, a las siete de la tarde, en Túnel 4, sendas conferencias de Sylvia Molloy y de Tamara Kamenszain. Y apenas terminado, en el mismo Túnel, Martín Rejtman y Federico León presentarán Entrenamiento elemental para actores.

Sucede que mientras Víctor Hugo recomendaba los versos del divino Mario, nosotros estábamos viendo un partido de fútbol por televisión. En un momento, un jugador, casi desde mitad de cancha, se saca de encima la marca de dos rivales, le hace un caño a un tercero y casi sin mirar el arco saca un zapatazo que se mete en el segundo palo. Y mientras toda la afición deliraba con el golazo, el deportista miró al banco de suplentes y, un poco canchero, rotó la mano en una y otra dirección, como diciendo: “me salió más o menos”.
Visto el extraordinario programa del Congreso, su directora, Adriana Astutti, debe estar ahora mismo emulando al goleador, moviendo la mano: “más o menos, no?”

No hay comentarios:

Publicar un comentario