lunes, 24 de septiembre de 2012

El Festival, desde Montevideo

Pasó, sin que la viéramos, la furia del Festival. Esa furia maldita y bendita de los que van llegando y se van acomodando y hasta último momento no saben si leer esos versos palpitantes por nuevos, todavía bañado en sangre, o ir  a lo seguro, a los grandes éxitos, a calmar la ansiedad propia y la del público. No pudimos ver nada: ni a los poetas, ni a los actores, ni a los cantantes, ni a la feria, ni a los libros. En un momento, dos minutos, en el hotel, entre que salíamos de una actividad y entrábamos en otra, por streaming, el Teatro. Y nosotros allá, tan lejos. Una mañana, daba una charla el poeta, y critico literario y ahora Director Nacional de Cultura del Uruguay, Hugo Achúgar, y como nosotros vamos con las cosas que queremos a todas partes y él, precisamente, tenía que ejemplificar qué cosa se entendía por una "marca" en cultura, miró entre los papeles que había en la mesa, tomando un ejemplar del programa del Festival Internacional de Poesía de Rosario, y mostrándoselos a los que escuchaban la conferencia: "Esto, esto es una marca en América latina. El Festival internacional de poesía de Rosario". Y como en un aparte, dirigiéndose al que estaba precedido por una cartela que decía CCE Rosario: "Y a ver cuándo invitan, eh?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario