lunes, 16 de julio de 2012

Una trampa para bienpensantes

Ayer, ayer domingo, empezamos con nuestras actividades de las vacaciones de invierno, con una tirada de películas que siguen el domingo que viene y que fue muy bien (de las películas propiamente dichas, y de público). Mañana martes llega el Seba Ibarra, desde Chaco, con Tierra Verde, una suerte de concierto teatral, u obra de teatro musicalizada, que cuenta las peripecias de un distante viajante perdido en el monte, que sólo quiere salir de allí y volver a su casa. En su peripecia de fuga, se encuentra con distintos personajes que van mostrándole la maravilla del litoral paranaense hasta hacerlo cambiar de parecer. Lo de concierto "didáctico", está claro, es una trampa para aquellos bienpensantes que pretendan que sus hijos o sobrinos o nietos puedan, en estas vacaciones, unir lo bello con lo útil. Pero el punto -EL punto- es que Seba es una músico extraordinario al que es mejor que todos puedan empezar a escucharlo desde su más tierna edad. Porque, como dice el que toca la guitarra y canta en calle Córdoba, frente al Banco de la provincia de Santa Fe, cada vez que termina una canción, y en busca de las monedas o billetes que acompañen su sustento: "Esto es música, música es cultura, cultura somos todos."

No hay comentarios:

Publicar un comentario