jueves, 14 de junio de 2012

El Paranà no se toca


Muchos años después -¿todavía se puede empezar un relato cualquiera escribiendo "muchos años después"?- de habernos cruzado con cierta regularidad en los barsuchos que el paso del tiempo, sin ninguna necesidad, convirtió en míticos (esos cafés desastrosos, esos mozos desganados, esos baños...) volvimos a vernos, por acá, con Eduardo Spiaggi. No viene al caso contar cómo fue que cada uno llegó a eso que por comodidad llamamos "acá", pero en un momento nuestra expedición al Paraguay y nuestra exposición fluvial se cruzaron con los intereses de Eduardo -humedales, agroecología, soberanía alimentaria. Ya el año pasado hicimos el curso Realidades y prácticas de la soberanía alimentaria. Y este año, en el marco de la muestra fluvial, armamos juntos Una ciudad en el río, el viernes pasado. Una de los colectivos convocantes se llama El Paraná no se toca. Ese es el plan. Por la cantidad de gente que vino, y por su entusiasmo y organización podemos ser optimistas con respecto a esa premisa de base.

No hay comentarios:

Publicar un comentario