lunes, 20 de junio de 2011

Chucho y Chango



A la tardecita, nos llama Gastón para avisarnos que a) todo marcha según lo convenido -prueba de sonido y luces, etc; b) pasó Chango Spasiuk a saludar a Chucho Valdés. Por eso, cuando estábamos sentados (sector D, fila 8, butacas 82 y 83) y Chucho anunció la presencia de un "invitado especial" supusimos que sería nomás nuestro querido acordeonista misionero. Cuando terminaron de tocar, un señor que estaba sentado al lado nuestro, más para él que como un grito de aliento o de agradecimiento hacia los músicos, musitó "vámonos, vámonos" -del enclítico nos se pierde obligatoriamente la -s de la primera persona del plural del subjuntivo usado con valor de imperativo. Menos mal que no nos fuimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario