lunes, 29 de noviembre de 2010

Un justo himno a la alegría

La noche del domingo tocó en el teatro la escuela orquesta del barrio Ludueña, que dirige Derna Isla, y que funciona con financiamiento de la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad a través del Presupuesto Participativo y la gestión y supervisión de la coordinadora general de cultura del Distrito Noroeste, la invalorable Graciela Semorile. La orquesta, que fue la primera sinfónica en tocar en nuestro Teatro, cumplía cinco años y entonces se entregaron diplomas recordatorios a los cinco alumnos que aun forman parte de sus filas y que entraron junto con otros diecinueve en la primera convocatoria, en el 2005. Una de ellos espera, cuando termine el secundario, ingresar al Instituto Superior de Música de la Universidad de Rosario. Con el mismo estudio móvil con el que grabamos el disco de Panizza/ Beethoven, registramos el concierto de la Ludueña, que la Municipalidad convertirá en disco el año próximo y, con justicia, Derna incluyó en el repertorio el Himno a la alegría, pues todos los que estábamos en el teatro y venimos siguiendo la trayectoria de la orquesta, estábamos felices.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Esperemos que este número les caiga bien

Uno de los curadores del Festival internacional de Poesía, Osvaldo Aguirre, fue entrevistado para la revista Facundo, dirigida por Eduardo D'Anna y editada por Sebastián Riestra, en vísperas de la decimoctava edición del Festival, que hicimos en este Centro cultural y en otros espacios de la ciudad durante el mes de septiembre. Una de las preguntas que contestó Aguirre era sobre el público del Festival, sobre lo que el o los entrevistadores -la nota no está firmada- consideraban la pérdida de público del Festival, algo que la revista consideraba que en la edición de 2009 había sido "particularmente notorio". Aguirre dio vuelta la pregunta, contestó que el Festival había perdido un público viejo y había ganado un público nuevo, a través tanto de la descentralización del Festival, que ahora va a los centros culturales barriales, al Tríptico de la infancia, a escuelas, al cine, como a través de invitados jóvenes que naturalmente convocan a un público nuevo, diferente también: "El público debe renovarse, decía Aguirre, debemos apuntar al público más joven y debemos tener en cuenta una demanda nueva y diversa respecto a lo que pudo haber existido en otras ediciones del Festival". La respuesta de Aguirre desconcierta al o a los entrevistadores, pero no se lo dicen a Aguirre, a quien le hacen nuevas preguntas sobre otros temas, sino que publican su desconcierto en un recuadro donde señalan que Aguirre respondió de una manera que "no esperábamos" al no reconocer la pérdida de público y al señalar que la que los editores corroboraron que había sucedido en el Parque de España se vería, según Aguirre, compensada por la asistencia de gente en los barrios. Los entrevistadores no se mueven de su casa; dicen haber "escuchado" que a los barrios no va nadie y que se les "hace difícil" encontrar a "personas que hayan efectivamente estado en esos lugares y puedan confirmar o no la aseveración de Aguirre". Los entrevistadores se olvidan de repreguntarle a Aguirre a propósito de sus dudas: prefieren darlas por buenas y consultar a nuevos entrevistados, estos sí, totalmente de acuerdo con ellos sobre la pérdida de público del Festival, aunque algunos de ellos tampoco hayan ido a los barrios.
Recibimos esta mañana la planilla de público de la nueva edición del Festival: total aproximado, 4000 espectadores, con esta discriminación en números redondos: lecturas, 1200; conciertos, 1200; cine y teatro, 400; feria de editoriales, 300; exposiciones, 100; actividades descentralizadas (barrios), 800.
Esperemos que este número les caiga bien.

martes, 16 de noviembre de 2010

La más grande revelación artística

Uno, Monjeau, escribió: "Alexander Panizza fue ovacionado una y otra vez por un público visiblemente conmovido. Aun para quien, como en este caso, haya participado sólo de la última escala del recorrido, no fue difícil captar la generalizada sensación entre el público rosarino de haber llegado al fin de un viaje extraordinario, de haber asistido tal vez a la más grande revelación artística que un pianista tenga para ofrecer al mundo entero." El otro, Fischerman, apuntó: "Poderoso en su sonido, sutil en los matices, cristalino en los adornos (que en Beethoven dejan de ser “adornos” y se convierten en materiales esenciales), exacto en las articulaciones y generoso en las dinámicas, Panizza fue la estrella de una noche que, como las sonatas y sus integrales, se compuso también de otras noches."
¿No viniste? ¿Te lo perdiste? No importa: el año que viene la Editorial Municipal de Rosario convertirá esos ocho conciertos en discos, y el cineasta Pablo Romano hará, de los conciertos, de la grabación de los discos y de Panizza un documental.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Todo es todo

Acá, cuando decimos todo es porque es todo. Y todo, el fin de semana que viene, no es solamente Todo, la obra de Rafael Spregelburd y el Patrón Vázquez con que cerramos la temporada teatral el domingo a las 9 de la noche. Todo es también el concierto de Niño Josele presentando su disco Española el viernes a las 9 y media, y todo es el trío Fattoruso-Maza-Fattoruso cerrando el ciclo Contemporáneo del Mundo, el sábado a las 9 y media en el Teatro y todo es, también, el final de temporada de Joven y efímero, ese mismo sábado, desde las 8 en el Túnel y en el Patio, con instalaciones de Natalia Arónica y Matías Moyano, pinturas de Evangelina Cipriani y conciertos de Sábado Hawaiano, Tío Gasheta y, como banda invitada, Doña María -como ese restorán tan lindo de calle Santa Fe entre Corrientes y Entre Ríos donde comíamos fideos hace veinte años: ¿quién lo recordará?

viernes, 12 de noviembre de 2010

El diario íntimo de Beethoven

Sábado, 21 horas, último concierto de Alexander Panizza de la Integral de Beethoven, de las tres últimas sonatas que, según Panizza, pueden ser interpretadas "como una especie de diario íntimo", ni siquiera desarrolladas en el sentido típicamente beethoveniano. Después del concierto anunciaremos lo largamente esperado: que el año próximo la editorial municipal de rosario editará los conciertos en doce discos, que presentaremos junto con el estreno del documental que sobre estos mismos conciertos y su grabación, está realizando ahora mismo Pablo Romano

miércoles, 10 de noviembre de 2010

La selección de Osvaldo Aguirre

Una selección

El Primer encuentro internacional Literaturas americanas se realizó entre el 28 y el 30 de octubre en el Centro Cultural Parque de España. Una selección de lo mejor que se escuchó a lo largo de las ponencias podría incluir el discurso de apertura de María Teresa Gramuglio; la exposición de César Aira sobre Amalia, de José Mármol, ante gran cantidad de público; "Arlt, el mentalista", la ponencia de Aníbal Jarkowski ("los clásicos nos interpelan desde un tiempo perdido que no es el nuestro", y en el caso del autor de El juguete rabioso, "aunque no fuimos sus contemporáneos, podemos percibir su proximidad, igual que si Arlt nos estuviera leyendo la mente"); las intervenciones del mexicano Fabrizio Mejía y el chileno Alberto Fuguet en el panel sobre crónica y la mesa "España como centro de legitimación", donde intervinieron Nora Catelli, Luis Chitarroni y el español Ignacio Echevarría.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Un balance prematuro y las ganas de volver

Serían las tres de la mañana del sábado cuando los últimos invitados al Primer Encuentro internacional Literaturas americanas que demoraban la partida de la parrilla de Balcarce y Rivadavia empezaron a enfilar para el hotel, en calle Salta, con esas nostalgias anticipadas de "y a ver cuándo nos vemos de nuevo" o más exaltadamente y tal vez ni siquiera sabiendo que se está citando la letra de una canción popular, "quisiera que esto dure para siempre". Pero el balance de los protagonistas, que depende de una combinación de cosas heterogéneas y en algún punto inasibles en esa misma combinación -si les gustó el hotel, si los aplaudieron más o menos en sus exposiciones, si estuvieron a la altura de los que ellos mismos esperan de ellos mismos, o si -otra vez- quedaron a mitad de camino- es nada al lado de la que importa de verdad: la escucha de los espectadores, su interés, el modo en que eso ha influido o podrá influir en su percepción de las cosas, de los libros, de la historia. Nosotros, con una escucha muy condicionada por temas en ese momento superimportantes y ahora nimios, como si habría taxis a la salida cuando se largó a llover, o si en el comedor nos estarían esperando ahora que la sesión se prolongaba, o cómo andaría de números el en vivo que iba por nuestra página, aun no pudimos hacer un balance todo lo ajustado que quisiéramos de la actividad pero, si sumamos eso que nos dijeron unos y otros y nos animamos a cerrar un consenso, deberíamos anotar que: todo salió tan bien como lo esperábamos y que los encuentros de tema cerrado siempre dan mejor que los de tema abierto, en tanto al final de todas las exposiciones y debates el espectador ha escuchado, al fin, una historia. Esperamos poder publicar el año próximo un libro con estas exposiciones, esperamos poder subir pronto a nuestra página algunos de los registros del Encuentro, esperamos volver en 2012 con otro Encuentro de literaturas americanas y esperamos volvernos a encontrar con ese público lector y entusiasta, dispuesto tanto a echarle un "Bravo" al final de la exposición de César Aira, emocionarse si en la cola del café le tocaba codearse con Noé Jitrik, o quedarse un sábado y a las dos de la tarde, a seguir y a participar de la discusión sobre "las lenguas" de la literatura americana.