martes, 29 de junio de 2010

Un dibujo y una narración

El jueves a la siete de la tarde inauguramos la exposición de Liniers, Macanudismo. Lo conocimos a Liniers, como historietista, a través de una tira que tenía en el suplemento No de Página 12. La tira estaba buenísima porque era, precisamente, los más NO que tenía el suplemento que pese a su título fue siempre tan entusiasta con la materia (rock, juventud, transgresión) como el que en teoría venía, especularmente, a enfrentar: el Sí, de Clarín. Pero la tira de Liniers (puesta, además, en página par, al pie -es decir, abajo y atrás) era totalmente No. Después, unos años después, lo conocimos a Liniers, personalmente, en una feria del libro, en Trelew. Hablamos de Max Cachimba, de nuestra admiración mutua por el extraordinario artista del barrio de Fisherton: y Liniers nos contó una visita a la casa de Max, con mucho detalle. Un tiempo después leímos -o vimos: ahí está el asunto- en uno de los Cuadernos de Viaje de Liniers el relato (o el dibujo) de esa visita a la casa de Max. Y ese dibujo resultó ser un calco de aquel relato, de donde se desprende que o bien Liniers habla como dibuja o dibuja como habla y, en cualquiera de los dos casos es, como todos los grandes historietistas, uno que sabe hacer de un dibujo una narración.

miércoles, 23 de junio de 2010

374

El domingo no, porque el muelle más próximo al Centro cultural fue cerrado y utilizado como back-stage del enorme escenario con el que los Ratones Paranoicos y Cielo Razzo celebraron el Día de la Bandera. Pero el lunes, cuando finalmente se abrió el muelle, al que nosotros llamamos "nuestro", aunque es de todos, pusimos un kiosco en la puerta grande del Centro cultural,repartimos entre los curiosos y paseantes programaciones de junio y de julio, una presentación de nuestra Videoteca, ejemplares de Transatlántico dedicado a la Revolución, y los invitamos a ver la muestra de res, que cierra este domingo. Tuvimos 374 visitas y fue una felicidad.

jueves, 17 de junio de 2010

Hermoso como un cyborg

La charla sobre Estéticas de la dispersión estaba pensada con los tres ponentes presenciales (qué hermosa sucesión de sustantivo y adjetivo, no?) sentados a una mesa y detrás, en la pantalla grande del Tunel 4, Reinaldo Laddaga desde Nueva York. Pero llamó Franco Ingrassia diciendo que había hablado con Daniel Melero y que tenían ciertos problemas con la "puesta en escena" de la charla. Que la presencia omnisciente de Reinaldo desde el fondo le daría a la cosa cierto carácter orwelliano y que ellos preferían que Reni, de algún modo, se sentara a la mesa con ellos, como una cabeza parlante. A nuestro equipo le encantó el desafío -le encantan todos los desafíos, digámoslo- y entonces no fue más que buscar un plasma, ponerle un pie, subir la mesa al escenario, apoyar el plasma en la mesa y ahí está Laddaga, hermoso como un cyborg, hablando desde Nueva York y a su lado humanos, demasiado humanos, Pablo Hupert, Daniel Melero y Franco Ingrassia.

lunes, 14 de junio de 2010

Una semana apretadísima

El fin de semana pasó a los rajes: el viernes, a teatro lleno, Chanta la mui, el sábado, a teatro casi lleno pero con el mismo entusiasmo del día anterior, ¡Oh! Imperfecta, y el domingo, en el CEC, primero el recontra ascendente Lima Sur y de cierre La excepción (habernos visto decir "o" cuando el agitador del grupo alentaba "yo digo i, tú dices o": y nosotros decíamos "o"). Ahora, lunes, producción de la semana, apretadísima. El jueves, no lo olvidemos, tenemos la tercera vuelta de Estéticas de la dispersión, el ciclo que coordina Franco Ingrassia. El año pasado vinieron Lucrecia Martel -a quien, dicho sea de paso, encontramos en el puerto de Corrientes, cuando subíamos en el Paraguay hacia Asunción-, Rafael Cippolini, Ana Longoni, Sergio Raimondi, Damián Tabarovsky y Pablo Schanton. Ahora vienen el historiador Pablo Hupert y Daniel Melero, el segundo gran artista de vanguardia del barrio de Flores -el primero, faltaba más: César Aira, con quien Melero comparte no solo el barrio sino la condición de prolífico: que es, claro está, un programa. De eso, suponemos, hablará Melero el jueves acá. Y el que iba a venir, pero no pudo, es Reni Laddaga quien, sin embargo, hablará con nosotros vía Skype. Como siempre, los esperamos.

lunes, 7 de junio de 2010

La emoción

El Curso de Diseño y evaluación de proyectos culturales para el Desarrollo terminó el viernes a la tarde, pero sus ecos llegaron hasta la madrugada del sábado cuando -dicen, nosotros no solo dormíamos a esas horas sino que ya estábamos a punto de despertarnos- el grupo multicultural fue prácticamente echado a los baldazos de Luna, el, según parece, aun vigente reducto de calle Tucumán. Ahora, claro, esperamos, como les dijimos a nuestros visitantes, que se hayan ido mejor de como vinieron: más estimulados, más contentos, con mejores perspectivas de desarrollo de sus proyectos. De parte nuestra, como siempre, y como aprendimos que se decía cuando escuchamos una vez esa hermosa canción de Los abuelos de la Nada, le emoción de haberles dado lo mejor.