jueves, 6 de mayo de 2010

Por donde no se lo esperaba: Emilio del Guercio

Los memoriosos -y los archivos- recordarán si eso fue en el 84 o en el 85, pero seguro que fue en la sala Lavardén, en el marco de algo que se llamaba Taller Latinoamericano de Música Popular, o algo así, cuyo mentor era Pichi de Benedictis. Era la época en que empezaban a rondar los queridos uruguayos -Leo Maslíah, claro, pero también Luis Trochón, Jorge Lazaroff, que murió unos años después- y en que estaban de moda las guitarras Ovation. Cada una de las noches, después de los talleres, había conciertos en el Teatro. Ahi escuchamos por primera vez a Emilio del Guercio, que traía bajo el brazo su disco solista Pintada, que veníamos escuchando desde el 83. Emilio, naturalmente, hizo un repertorio bien Pintada, pero para el bis se reservó "Violencia en el parque", aquel tremendísimo tema de Aquelarre de 1973 y de algún modo, nos pareció intuir en ese momento, sin demasiada claridad conceptual, que el Taller acababa de cumplir con uno de sus soterrados objetivos: tender, a mediados de los años 80, después de la dictadura, líneas de fuerza que contactaran el presente con el pasado, tarea que de ningún modo tenía que ver con la nostalgia, sino con la cultura y con el arte: para que haya, en el arte, novedad, tiene que haber diálogo con el pasado (o, si nuestros eventuales lectores prefieren fórmulas más avasallantes, firmadas, por ejemplo, por Giorgio Agamben, tooooda vanguardia, toda novedad, no es sino una conversación -a los gritos, porqué no- con la tradición y con el pasado). Ese puente, esa condición de posibilidad del presente era Emilio esa noche en la Lavardén quien, además, en algunos de las hermosas canciones de Pintada marcaba también la pauta del presente, la de la novedad. No volvimos a saber de Emilio durante un tiempo largo: decían que estaba dibujando -o pintando, cosas así, más vinculadas no con el retiro sino con el ocultamiento: en una época en la que la pauta la daba la exposición, el ocultamiento de Emilio debía verse sobre todo en clave política. Y -por lo tanto- volvimos a saber de él no hace mucho y, como los grandes artistas, volvió por donde no se lo esperaba: por la televisión, en el ciclo Cómo hice, que va los miércoles por Canal Encuentro. Quien haya visto el envío sobre Zamba de mi esperanza sabrá de qué estamos hablando. Quien no, que vaya, baje y vea. O mejor, que venga el sábado al Teatro de nuestro Centro cultural. Emilio va a cantar unas canciones, pero también, entrevistado por Diego Giordano, va a contarnos cómo hizo él. Eso queremos saber, querido Emilio.

5 comentarios:

  1. Emilio del Guercio...Aquelarre....violencia en el parque de la ciudad...hermoso tema,
    que recuerdo, estaba Spinetta con Pescado Rabioso, y Aquelarre ...epocas de total rebeldia...

    ResponderEliminar
  2. Pablo E. Chacón6 de mayo de 2010, 16:39

    Hola Martín, felicitaciones por estas actividades y por las que vendrán, y por la excursión que coordinaste en el Paraná. ¿Podrás dejarme un correo donde pueda escribirte?

    ResponderEliminar
  3. Hola Pablo, muchas gracias por las felicitaciones, el correo acá es direccion@ccpe.org.ar Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Martín maravillo lo tuyo. Quería decirte que estuve en la presentación de Emilio y fué emocionante.Lo de Diego Giordano increíble ünico músico-periodista de Rosario capacitado para semejante ¿reportaje?...Un abrazo y que se repita con otros músicos.
    Miguel Pereyra (músico)

    ResponderEliminar