miércoles, 17 de marzo de 2010

Paraná Ra´anga VII

Ahora viajamos de Paraná a La Paz, promedio de velocidad: 5, 5 kilómetros por hora. Es improbable que podamos enviar esto antes de mañana a la mañana. Estamos, como en aquel hermoso poema de Joaquín Giannuzzi, sin señales. La partida de Paraná, anoche, tuvo carácter alegre: todos contentos de volver a navegar. En Puerto Sánchez, antes de salir, comimos pescados cocinados de cuantas maneras puede imaginar el hombre, cuando imagina bien. Y un señor musicalizó unos poemas de Juanele o, mejor dicho, les puso otra música de esa tan linda que ya traían. Esta mañana, antes de almorzar, nos rondó un helicóptero del gobierno de la provincia de Santa Fe que vino a tomar imágenes del barco para la serie que está filmando Julia Solomonoff para Señal Santa Fe y Canal Encuentro. Salvo los ensimismados, que siempre los hay, que ni siquiera notaron la presencia de tan singular huésped fugaz, para todos los demás, de alguna u otra manera, la visita explotó en reverberaciones referenciales: cinematográficas, literarias, musicales y, también, sentimentales. Después, presentación de los expedicionarios que subieron en Paraná y un largo convivio sobre actividades en tierra: para qué, con quiénes, para quiénes, por qué. De parte de algunos, la inquietud de que la agenda de tierra los distrajera de sus objetivos: componer, escribir, estudiar, bocetar. De parte de otros, en cambio, la certeza de que en esas mismas actividades, más o menos interesantes, mejores o peores según cada quién, bulle el magma de lo imprevisto y de la sorpresa, que es algo que también hemos venido a buscar. A la noche, debate sobre la visita a El Obrador, en Rosario. Inquietud de los expedicionarios acerca del rol que jugarían, sentados en unas sillas, viendo la representación de una danza toba hecha sobre una música de Ariel Ramírez. Y, naturalmente, inquietud acerca del rol que jugarían, en esa misma escena, las mismas tres mujeres tobas bailando ese baile que, notoriamente, dos de ellas ni siquiera se lo sabían bien. Las intervenciones de padre jesuita Bartomeu Meliá, recién llegado al barco pero como si viniera desde Tigre, del antropólogo Guillermo Sequera, de la museóloga Lia Colombino, propulsora del debate, indican, por lo pronto, que eso que para los argentinos es un problema más o menos reciente –en términos de conciencia, de intervención intelectual y de ocupación por parte de Estado- en el Paraguay, como en el Brasil, es un asunto de más larga data debido, entre otras cosas, a la cantidad de “naciones” indígenas que viven en esos países. Identidad, integración, territorio: por ahí pasó el debate, acalorado. Cuando llegaba la hora de la cena y propusimos, según el rol que nos ha sido asignado o que tal vez nos hayamos autoasignado, ir cerrando la conversación, nos miraron y nos dijeron; esto queda abierto. Así será.

7 comentarios:

  1. Che, demasiada danza toba, demasiadas carnes asadas al aire libre (como debe ser) ¿pero para cuándo la crónica de María Moreno de las actividades nocturnas a bordo?

    ResponderEliminar
  2. Por favor, necesito imágenes del gran vapor con su tripulación y expedicionarios, salas de encuentro, comedor.Mi querido Big Brother
    Dr Germán

    ResponderEliminar
  3. ESTAMOS SIGUIENDO LO MAS DE CERCA POSIBLE ESTA INTERESANTE EXPERIENCIA CULTURAL.
    SUERTE.
    DR GERMAN Y SRA.

    ResponderEliminar
  4. No puedo creer que el médico de a bordo no es el inefable Dr. German

    ResponderEliminar
  5. Buena onda,Martin.Un gusto enorme conocerte.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Me acorde de una cosa,ya te conocia de Rosario.Yo estaba cuando te mostraron tu libro y no te gusto la tapa.

    ResponderEliminar
  7. Estiamado Martín, muy interesante vuestra visita a Paraná, que lástima tan poco tiempo, ya que solamente puede estar gran parte de la mañana de lunes con Facundo de Zuviria y acompañarlo por n parte de la costa paranaense (faltó más) para que registrara cosas y vivencias de la misma, entré en su página donde quedé impresionado por sus trabajos.-
    Capitulo aparte para el Maestro e Ilustre Oscar Edelstein, quien nos mostró el barco (una bellesa); lunes a la noche Teatro 3 de Febrero, ¿que músico eligieron para esta expedicón? (Fandermole otro), El Ruso (Oscar) nos deleitó con su interpretación (el Trio que estuvo antes que el, ¿bueno no?) y las respuestas a interrogantes de la platea, que nos enriqueció muchisimo.-
    Me hubiese encantado poder estar con las otras personalidades de esa expedición, pero bueno el tiempo es el tiempo.-
    Un abrazo.-
    Mario Palavecino

    ResponderEliminar