lunes, 8 de marzo de 2010

Paraná ra' anga II

Salimos nomás el lunes desde Tigre, rampa 1. Primero por la zona más reconocida del paseo ribereño hasta que, después de menos de una hora de navegación, tomamos el Paraná de las Palmas y empezamos, finalmente, a remontar el bravo zaino. ¿Cuánto tiempo pasó desde que Ángeles Albert, en San Sebastián, nos preguntara a Myriam Martínez y a mí si no se nos ocurría algún proyecto cultural y científico que reuniera a los dos centros que dirigíamos ambos entonces y ahora, en Rosario y en Asunción del Paraguay? ¿Cuánto desde que hicimos el primer dibujo del proyecto, cuánto de la reunión en el café La Paz, de Buenos Aires, cuando le propusimos a Graciela Silvestri ser su editora, cuánto de la reunión en Asunción con Graciela, y Pancho Marchiaro, del Centro de Córdoba, y Gastón Bozzano, el jefe logístico del proyecto? ¿Cuánto de la visita al Museo del Barro cuando la conocimos a Lía Colombino y la escuchamos decir 'ra anga y le robamos el concepto para nombrar el proyecto y le propusimos ser su asistente de edición? En fin, acá estamos, ahí vamos. Ya abandonamos el Paraná y tomamos el riacho Baradero, la costa se ciñe sobre la lancha blanca, pero más blancas las garzas blancas sobrevolando los pantanales verdes y nuevos que ondulan al paso del motor. Allá, sobre la costa entrerriana, dos nutrieros usan los remos como palos y empujan el bote para perderse en un verde eléctrico. En la bajada de Chávez amarra la lancha. Estamos en San Pedro.

3 comentarios:

  1. Cuando leí "dos nutrieros usan los remos como palos" pensé qué barbaridad, apenas una hora remontando el río y ya llegaron al pasado, pero, claro, es porque los imaginé algo más visceral que un simple método de impulsar el bote.

    ResponderEliminar
  2. Hola! hay algun album de fotos on line disponible! gracias.

    ResponderEliminar