lunes, 28 de septiembre de 2009

Baglietto va a la luna

En marzo hicimos un número de Transatlántico dedicado a la luna. Y Max Cachimba armó una exposición lunar. Y Pablo Crash una antología rarísima de películas lunares. Y Fandermole preparó un repertorio lunar que cantó en el Patio de los Cipreses. Y Alicia Terzián trajo su versión del Pierrot Lunaire. Y Alberto Laiseca leyó unos cuentos de terror a la luz de la luna. Y después, Ethel Koffman hizo otro repertorio lunar en el Teatro,acompañada por una astróloga que, claro está, habló de la luna. Y compramos un telescopio que íbamos a estrenar en julio, cuando pasó lo de la gripe y que vamos a estrenar ahora, este domingo 4 de octubre. Desde las cuatro de la tarde, en la Isla de los Inventos, los chicos van a construir telescopios, y cuando caiga la tarde, se van a cruzar al Parque a mirar el cielo con sus propios telescopios y con el nuestro. Y a las nueve, cuando la noche se abra como un abrigo, en las Escalinatas, Baglietto hará su propio repertorio lunar. ¿Qué? ¿No van a venir?

jueves, 17 de septiembre de 2009

Esquivando plomos

"Esquivando plomos", me dice un poeta en el Patio de los Cipreses, promediando el segundo día del Festival Internacional de Poesía. Puedo comprender que lo que es una verdad a medias en casi todos los oficios y profesiones -no hay nada menos parecido a uno que uno muy parecido a uno pero que es otro- en el mundo de los artistas y de los poetas se potencia al infinito. Así, la máxima del líder de los descamisados -para un peronista no hay nada mejor que otro peronista- ya devaluada treinta años atrás y hoy sencillamente incomprensible -menos en los asados de cumpleaños en casa de Antonio Cafiero- se resuelve aquí en una paráfrasis antónima: para un poeta no hay nada peor que otro poeta. Eso, para ellos. Pero para quienes los vemos de afuera siendo, sin embargo, sus lectores fervorosos, es un placer escudriñar ese Patio de los Cipreses una tarde de primavera, el aire regado por el perfume de los jazmines del país: en un banco de plaza, Francisco Garamona conversa con Max Cachimba; en unas sillas Pensi, Alan Mills reproduce, para un grupo reducido de escuchas, parte de su charla sobre nueva poesía guatemalteca dada recién; allá, bajo un ciprés, Roberto Appratto se recupera virilmente de un golpazo que se dio hace un rato; allá atrás Eli Tolarexipi revisa los poemas que va a leer después y hay unos que se van al otro Centro a escuchar a Diana Bellessi y hay una que avisa que finalmente llegó Homero Pumarol y en el Teatro grande retumban la voces de José Kozer, de Rosabetti Muñoz, de José Eugenio Sánchez, de Francisco Bitar, de Tilsa Otta. Quien no los haya escuchado aun, que vaya el sábado a la plaza Montenegro, desde las 10 y media de la mañana: ahí van a leer todos. Puede, como decía aquél, que sean unos plomos: pero cómo cantan.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

García Lorca

"Gladys Elena Rímini. 1956" Así estaba escrito en la primera página de la edición de Aguilar de las Obras completas de Federico García Lorca que había en la biblioteca de mi casa, y de esa edición leí los primeros poemas que leí de Lorca, sus primeras obras de teatro. Después, sería el 72 o el 73, fui a ver a un teatro de Buenos Aires Bodas de sangre, con Antonio Gades y Cristina Hoyos, llevado por mi tía Betti. Después volví a verla acá en Rosario, en el teatro La Comedia: 1980. Eso me confirmó Gaby Morales, quien también vio esa función de Bodas y quien, como yo, se quedó sobre la cortada para ver la salida de los artistas. Ella, según me dijo, llegó a conversar con Gades, o a darle un beso. Yo me conformé con saber que se podía ser petiso y ser genial. Con Lorca volví a encontrarme muchos años más tarde, cuando Vivi Tellas me llamó para hacer una versión de La casa de Bernarda Alba en el San Martín. Pude leer a Lorca con un lápiz en la mano, tratando de aflojar el extrañamiento que no estaba en el original y que podría provocar la obra en un espectador argentino contemporáneo: sacarle los "gañán" y poca cosa más. Y ver, muy de cerca, algo excepcional para quien no forma parte del mundo del espectáculo: cómo una obra se vuelve una representación. Por eso, apenas comenzamos a conversar con Matías Martínez, el año pasado, para pensar en la posibilidad de montar en nuestro teatro, producida por este Centro cultural, una obra dirigida por él que debía contar con una sola condición externa -haber sido escrita por autor español- y Matías me dijo que ese autor sería finalmente García Lorca, sentí que algo del orden de lo íntimo, de lo personal, iba a jugarse cuando se pusiera finalmente aquí la Comedia sin título. El viernes 4 estrenamos. No me toca jugar el rol del crítico en esta oportunidad, solo decirles que Martínez y su elenco vienen a decirnos, otra vez, que Lorca está invicto y que aun en sus obras no imantadas por el prestigio de la popularidad, sigue siendo un autor extraordinario, de esos a los que aun cuando les pedimos todo, nos dan algo más.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Testimonio, memoria y relato, coloquio en el Cceba

Queridos amigos: este martes 8 a las 19 realizaremos un coloquio sobre Testimonio, memoria y relato, a propósito de la publicación del libro Críticas del testimonio. Ensayos sobre las relaciones entre memoria y relato, que editó Cecilia Vallina. El libro reúne parte de las exposiciones de un ciclo que se realizó en Rosario en el 2006, bajo el pretexto de la conmemoración de los treinta años del Golpe de Estado de 1976 y muchas de sus preguntas, cuestionamientos y dudas vuelven a ponerse en el tapete hoy mismo cuando comienzan en Rosario los juicios por crímenes de lesa humanidad perpetrados en la Quinta de Funes, en la fábrica militar de armas portátiles y en el Pozo de la Jefatura y en Santa Fe el que involucra, como acusado, al ex juez federal Víctor Brusa.

Al libro lo publicó Viterbo y escriben Hugo Vezzetti, Sandra Valdettaro, Diego Tatián, Alejandro Moreira, Sergio Raimondi, Daniel Link, Analía Capdevila, María Sonia Cristoff, Eduardo A. Russo, Cecilia Vallina, Pablo Sztulwark y Rubén Chababo.

Participan del coloquio Claudia Feld, Eduardo A. Russo y Cecilia Vallina

Como siempre, los esperamos

Martes 8, 19 hs
Cceba. Paraná 1159. Buenos Aires