lunes, 23 de noviembre de 2009

Nuestra extravagante Pin-up girl

Creo que no hablamos todavía de la extraordinaria jornada de septiembre "Estéticas de la dispersión", pensadas por Franco Ingrassia y de la que participaron Ana Longoni, Sergio Raimondi, Damián Tabarovsky y Pablo Schanton, quienes debatieron sobre "las relaciones entre las producciones sensibles -o artísticas- y un mundo precarizado y regido por la lógica del mercado que desplazó al Estado" (Ingrassia dixit). Pues bien: túnel 4 lleno, gente entrando y saliendo, Schanton poniendo unas cancioncitas para que viéramos hasta dónde habíamos llegado, Raimondi golpeando la mesa mientras decía "ese es el problema" (luego de una pregunta del público sobre Gelman, los premios, el mercado de la poesía, que también lo hay)... No solo estuvo bien mientras duró, sino que las conversaciones y los minidebates continuaron en blogs, correspondencias y -esto no podemos saberlo, pero lo sospechamos- en las cabezas de la personas, en este caso bajo la forma célebre del monólogo interior. Sensible a la ebullición, Ingrassia propuso segunda vuelta, con dos que iban a ser de la primera pero no pudieron venir: la directora de cine Lucrecia Martel y el crítico de arte Rafael Cippolini. Rafael, claro, es un amigo de la casa. Pero a Lucrecia nos impusimos recibirla con honores: chica de tapa de la programación de noviembre. Bienvenidos los dos. Y ustedes claro está, este jueves, a las 20.

1 comentario:

  1. Martín: Quería saber si tenés o tenías algún blog de textos "no institucionales".
    Saludos,H.

    ResponderEliminar