lunes, 30 de noviembre de 2009

Muchas gracias, amigos

El viernes 13 de febrero, temprano, Luis Alberto Spinetta probaba sonido en Escalinatas mientras el sol caía como plomo y unos jóvenes, muy jóvenes, aplauden el final de una toma y Luis, como si recién se diera cuenta de que hay "alguien" a su alrededor, levanta la vista, sonríe como si lo aplaudieran por primera vez -y los aplausos llegaban de lejos, como una lluvia sobre un techo de zinc- y dice: "muchas gracias, amigos". Nos gustaría, ahora que termina el año, decirles, como Luis, cuando el año recién empezaba, “muchas gracias, amigos”.
Gracias por acompañarnos en Galerías, en Madrid Mirada, la hermosa exposición curada por Manuel Sendón y Xosé Luis Suárez Canal y compuesta por trabajos de catorce fotógrafos latinoamericanos, entre ellos Graciela Sacco; en Frágilmente, de Gladis Desumvila y Marisa Gallo; en el tramo rosarino de la Segunda Bienal del Fin del Mundo; en la muestra de Diana Aisemberg curada por Roberto Amigo; en ¡Viaje con nosotros!, el recorrido por el cómic español contemporáneo diseñado por Jorge Díez y Jesús Moreno, precioso regalo que nos mandó la Seacex en septiembre; en la poderosa El devenir de la mirada, del querido Norberto Puzzolo cuya obra, que todos creíamos conocer, se nos reveló como nueva a partir de la lectura de Rodrigo Alonso; en La novela del dibujo, la exposición-concepto del Club del Dibujo, guionada y editada por Claudia del Río; en dos cuadrados, la reunión cumbre de Darío Homs y César Baracca; y en esa felicidad para todos que fue Survey, de Gerhard Ritcher, el tan esperado envío del IFA y del Goethe Institut. Y gracias adelantadas a todos quienes nos acompañarán en Bandido, la antológica de Daniel García que inauguramos este viernes 4 de diciembre.
Gracias, también, a todos los selenitas que se pusieron a mirar la luna a través de la lente del periscopio de los artistas: de los repertorios lunares de Jorge Fandermole, Ethel Kofman y Juan Carlos Baglietto; de la selección de películas lunares que preparó Pablo Crash Solomonoff; de los veintiséis artistas lunáticos, entre ellos el gran Juan Grela, invitados por Max Cachimba a la exposición Bienvenidos a la luna; de los cuentistas góticos de terror, leídos a la luz de la luna por Alberto Laiseca; de la versión del Pierrot Lunaire de Arnold Schoenberg, de Alicia Terzian y el grupo Encuentros; de los conciertos, contaminados por sus propios nombres, de Prietto viaja al cosmos con Mariano, Benigno Lunar y Los Astronautas; de los poetas lunares seleccionados por Mirta Rosenberg y Liliana García Carril publicados en un número también lunar de Transatlántico (gracias, también a todos sus lectores).
Gracias, claro está, a todos los tangueros que vinieron a escuchar con cariño a Natalia González y a Sergio Rivas, a Victor Parma, a Haydée Schwartz, a Pepe Ferrer, a Ezequiel Diz, y con devoción al maestro Néstor Marconi.
Y a los jazzeros que escucharon la primicia de Brad Mehldau y a los que escucharán la de D'3, el trío de Jorge Pardo, Francis Posé y y José “Roper” Vázquez, que tocarán con el Chivo González, Mariano Loiácono y Francisco Lo Vuolo.
Y a los folcloreros que escucharon al Negro Aguirre con Francesa Ancarola, a los que escucharon a Raúl Barboza y a los que escucharon a Juan Falú.
Y al público circunspecto de las conferencias, ese que con atención participó de las charlas de Gerardo Mosquera, Horacio González, Eugenio Zaffaroni, Laura Baigorri, Ana Longoni, Pablo Schanton, Damián Tabarovsky, Sergio Raimondi, Lucrecia Martel, Franco Ingrassia, Rafael Cippolini, Alberto Campo Baeza, Miren Eraso, Sergio Chejfec, María Moreno, Matilde Sánchez, Pablo Montini y Marcelo Villafañe
Gracias al público joven que acompañó a los jóvenes artistas del ciclo Joven y efímero, a Dani Umpi y a Jerónimo Saer y a todos los que se presentaron a la convocatoria.
Gracias a los madrugadores del domingo que vinieron como en procesión a escuchar el ciclo El piano y las formas musicales, pensado todo y ejecutado en parte por Aldo Antognazzi.
Gracias a los cinéfilos que participaron de la Muestra Nacional de Cineclubismo, del estreno de Bienvenidos a 1968, de Florencia Castagnani, del ciclo de nuevo cine chileno, de la nueva edición del Bafici, del Festival Latinoamericano de Video, del Festival de cine y video lesgai, del estreno de La Juncal, de Juan Manuel Alonso, del estreno local de No reconciliados, de Marcelo Expósito.
Gracias al mitológicamente exigente público de teatro local que vino a ver (y aprobó)La omisión de la familia Coleman, 4.48 Psicosis, Comedia sin título, Un mismo árbol verde, El Rutilante Cabaret, Othello y, en las derivas del teatro hacia la danza y los títeres, a Joan Baixas y a Olga Mesa -dos invitados de honor de este Centro, Migraciones, producida por nuestros centros hermanos de San José de Costa Rica y El Salvador, Sonus y Dolce far niente.
Gracias, también, al Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia de Santa Fe por habernos invitado a acompañarlos en la reapertura del cine El Cairo, ahora con ese hermoso subtítulo: cine público.
Gracias al Museo de la Ciudad y al Museo de la Memoria por habernos acompañado en la gran exposición Rosariazo, curada por Pablo Montini.
Gracias a los amigos del MUSAC por haber elegido a Rosario como una de las sedes de su exposición Huésped, y al Macro y al Castagnino por hospedarla.
Gracias a los lectores y a los editores de los libros cuya publicación acompañamos este año:La nave del olvido, de Edgardo Rodriguez Juliá, Veinte años de poesía argentina y otros ensayos, de Paco Urondo, Crítica del testimonio. Ensayos sobre las relaciones entre memoria y relato, editado por Cecilia Vallina, Intemperie, de Roger Pla e Imaginarios comunes, de Fernando Tolosa.
Gracias a los artistas cordobeses de FAC!
Gracias al Distrito Sudoeste, por haber aceptado nuestra donación de una biblioteca de libros de literatura argentina.
Gracias a la Isla de los Inventos, por alojar a Joan Baixas y por hacer con nosotros el taller de construcción de telescopios.
Gracias a los jóvenes electrónicos de Fuss!
Gracias a los asistentes al curso Estudio D.I.Y, y a su equipo docente, Ramón Parramón, Key Portilla-Kawamura, Ali Ganjavian y Vanesa Freixa, y al programa Acerca, por acompañarnos.
Gracias a Raúl D'Amelio y a Fernanda Calvi por aceptar nuestra invitación a participar en el Programa de Excelencia en Gestión Cultural, organizado por el Cceba.
Gracias a todos los asistentes a nuestros talleres, sobre todo a los chicos, por fin los chicos en el Centro cultural, y a quienes los dictaron: Graciela Molina, Silvia Lenardón, Yenni Mata, la Cooperativa de Trabajo de Animadores de Rosario, Olga Mesa, Joan Baixas, Javier Carricajo, Lux Linder, Fernanda Laguna, Julián Usandizaga.
Gracias a los asistentes al Festival Internacional de Poesía de Rosario, y a todos los centros de la red de Centros de la AECID que nos acompañaron en la que ha sido la primera edición del Festival de la que participamos como co-organizadores. Gracias a los curadores y a los poetas. Gracias a los centros culturales de Rosario y a los centros culturales de España en Buenos Aires y en Córdoba, todos compañeros siempre.
Y gracias a Luis, por habernos dado en febrero esa lección de humildad que es siempre un agradecimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario