miércoles, 1 de julio de 2009

Ojo

En La peste, la extraordinaria novela de Albert Camus, vuelta a leer en estos días, un poco azuzados por la circunstancia, vemos que cuando el doctor Bernard Rieux sale de su habitación, se encuentra con una rata muerta y advierte al portero sobre el macabro hallazgo, éste le contesta simplemente: en la casa no hay ratas. En un golpe de efecto que no es característico del estilo de Camus, y es eso lo que lo vuelve notable en la novela, el portero es el primero en morir por la peste de Orán. Y entonces, ojo, si alguien nos dice que ha visto una rata muerta en el descanso del primer piso, no digamos que en casa no hay ratas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario