martes, 22 de diciembre de 2009

Miren Eraso

Un correo informa de la muerte de Miren Eraso. La conocimos en Donostia, hace dos años, cuando en una reunión de directores de Centros culturales de España nos llevaron a conocer Arteleku, el extraordinario Centro cultural y residencia de artistas que Miren dirigía entonces, después de haber sido responsable de su área de documentación y editora de la revista Zehar, que publicaba el mismo Centro. Nos gustaba Miren: su claridad conceptual, sus ideas. El año pasado, en Sao Paulo, Miren fue invitada a participar en un encuentro de una red de residencias de artistas promovida por el Centro Cultural de España en esa ciudad y allí se establecieron vínculos importantes con nuestra ciudad: con la residencia El Levante y con este mismo Centro cultural, y juntos la invitamos a Miren a Rosario a que viniera, en octubre, a trabajar con los amigos de El Levante y dar una charla aquí, en nuestro Túnel 4: El efecto Guggenheim: Bilbao, New York, Bilbao. Había, en Miren, algo de resistente a los mega-proyectos culturales, a esas "historias de seducción" entre la economía y la política en las que la cultura sólo terminaba poniendo la ropa de cama. Con ese recelo, hace dos años, en Donostia, miraba el levantamiento del proyecto de La Tabacalera, en su misma ciudad, y los devastadores efectos que, Miren pensaba, eso podría traer a proyectos más pequeños, más hechos con el cuerpo, como era el caso de Arteleku. Sobre esas cosas hablamos aquí arriba, en la Videoteca, una mañana de octubre, después de que nos contara, con ese calmo entusiasmo que parecía ser su marca de acción, su nuevo trabajo en Vitoria y el proyecto editorial VIVA que, pensaba ella entonces, podía empezar desde acá, desde Rosario.

Miren Eraso nació en Donostia, tenía 49 años y era licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Barcelona, con una especialización en gestión documental en la Pompeu Fabra.

La vamos a extrañar.


miércoles, 9 de diciembre de 2009

Dulce y felíz

El viernes 11, después de las diez, hay fiesta en el Patio. Viene Martín Buscaglia -autor de esa linda canción que cantábamos un verano "ir y volver, ir y volver e ir"- con los Bochamakers, entre los cuales están los mitológicos hermanos Ibarburu. Entre paréntesis, pregunta del "ambiente": ¿por qué los Ibarburu tocan con este, y con el otro, y con el otro más? Respuesta: porque son grandes instrumentistas, grande músicos y muy buenas personas. En la fiesta, después del uruguayismo avant-garde, un poco de baile -no compulsivo, que se mueva el que quiera. Y ojalá que todo sea dulce y felíz.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Unos premios que nos alegran un montón

El lunes que pasó la Asociación Argentina de Críticos de Arte entregó los premios a las Artes Visuales y a la Critica 2007/08. Los premios nos alegraron todos, porque muchos de los artistas, críticos e instituciones premiadas son amigos y compañeros de este Centro cultural. Pero mentiríamos si no anotáramos que hubo tres de esos premios que nos alegraron más. Uno, el premio
“Ernesto B. Rodríguez” a la trayectoria de un fotógrafo, que para el período 2008 recibió Norberto Puzzolo; otro, el “Blanca Stabile” al comentario crítico, que en 2007 ganó "Se huele la pintura fresca", de Beatriz Vignoli, publicado en el Rosario 12; y el tercero el “Julio Payró” a la entrevista, que en 2007 obtuvo el reportaje a Miguel Rep “Hemos pasado de proclamar la imaginación al poder a entronizar el poder de la imagen”, de Rubén Chababo, publicada en Lucera, la revista que entonces sacaba este Centro cultural.
Descontadas las razones de la alegría agregada por el premio que recibió Rubén, cabe aclarar las de las otras dos: de Norberto Puzzolo cerramos el 1 de noviembre su exposición El devenir de la mirada, curada por Rodrigo Alonso, y ya en 1993 había expuesto aquí Obra fotográfica 1983-1993, por lo que sentimos, sin querer apropiarnos de nada que nuestro no es,que una partecita de esa trayectoria finalmente galardonada, está relacionada con este Centro cultural. Y en cuanto a la reseña de Beatriz, vale aclarar que refiere a la exposición "La espiral de Moebius o los límites de la pintura", que hicimos en nuestras Galerías entre agosto y septiembre de 2007, curada por Claudia Laudanno y que la nota de Beatriz empezaba así: "Desde el pasado viernes, en los túneles del Centro Cultural Parque de España ha vuelto a sentirse un fuerte olor a pintura fresca como hacía dos décadas que no se olía en Rosario".

Así que si nos ven contentos por la calle, ya saben por qué es.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Muchas gracias, amigos

El viernes 13 de febrero, temprano, Luis Alberto Spinetta probaba sonido en Escalinatas mientras el sol caía como plomo y unos jóvenes, muy jóvenes, aplauden el final de una toma y Luis, como si recién se diera cuenta de que hay "alguien" a su alrededor, levanta la vista, sonríe como si lo aplaudieran por primera vez -y los aplausos llegaban de lejos, como una lluvia sobre un techo de zinc- y dice: "muchas gracias, amigos". Nos gustaría, ahora que termina el año, decirles, como Luis, cuando el año recién empezaba, “muchas gracias, amigos”.
Gracias por acompañarnos en Galerías, en Madrid Mirada, la hermosa exposición curada por Manuel Sendón y Xosé Luis Suárez Canal y compuesta por trabajos de catorce fotógrafos latinoamericanos, entre ellos Graciela Sacco; en Frágilmente, de Gladis Desumvila y Marisa Gallo; en el tramo rosarino de la Segunda Bienal del Fin del Mundo; en la muestra de Diana Aisemberg curada por Roberto Amigo; en ¡Viaje con nosotros!, el recorrido por el cómic español contemporáneo diseñado por Jorge Díez y Jesús Moreno, precioso regalo que nos mandó la Seacex en septiembre; en la poderosa El devenir de la mirada, del querido Norberto Puzzolo cuya obra, que todos creíamos conocer, se nos reveló como nueva a partir de la lectura de Rodrigo Alonso; en La novela del dibujo, la exposición-concepto del Club del Dibujo, guionada y editada por Claudia del Río; en dos cuadrados, la reunión cumbre de Darío Homs y César Baracca; y en esa felicidad para todos que fue Survey, de Gerhard Ritcher, el tan esperado envío del IFA y del Goethe Institut. Y gracias adelantadas a todos quienes nos acompañarán en Bandido, la antológica de Daniel García que inauguramos este viernes 4 de diciembre.
Gracias, también, a todos los selenitas que se pusieron a mirar la luna a través de la lente del periscopio de los artistas: de los repertorios lunares de Jorge Fandermole, Ethel Kofman y Juan Carlos Baglietto; de la selección de películas lunares que preparó Pablo Crash Solomonoff; de los veintiséis artistas lunáticos, entre ellos el gran Juan Grela, invitados por Max Cachimba a la exposición Bienvenidos a la luna; de los cuentistas góticos de terror, leídos a la luz de la luna por Alberto Laiseca; de la versión del Pierrot Lunaire de Arnold Schoenberg, de Alicia Terzian y el grupo Encuentros; de los conciertos, contaminados por sus propios nombres, de Prietto viaja al cosmos con Mariano, Benigno Lunar y Los Astronautas; de los poetas lunares seleccionados por Mirta Rosenberg y Liliana García Carril publicados en un número también lunar de Transatlántico (gracias, también a todos sus lectores).
Gracias, claro está, a todos los tangueros que vinieron a escuchar con cariño a Natalia González y a Sergio Rivas, a Victor Parma, a Haydée Schwartz, a Pepe Ferrer, a Ezequiel Diz, y con devoción al maestro Néstor Marconi.
Y a los jazzeros que escucharon la primicia de Brad Mehldau y a los que escucharán la de D'3, el trío de Jorge Pardo, Francis Posé y y José “Roper” Vázquez, que tocarán con el Chivo González, Mariano Loiácono y Francisco Lo Vuolo.
Y a los folcloreros que escucharon al Negro Aguirre con Francesa Ancarola, a los que escucharon a Raúl Barboza y a los que escucharon a Juan Falú.
Y al público circunspecto de las conferencias, ese que con atención participó de las charlas de Gerardo Mosquera, Horacio González, Eugenio Zaffaroni, Laura Baigorri, Ana Longoni, Pablo Schanton, Damián Tabarovsky, Sergio Raimondi, Lucrecia Martel, Franco Ingrassia, Rafael Cippolini, Alberto Campo Baeza, Miren Eraso, Sergio Chejfec, María Moreno, Matilde Sánchez, Pablo Montini y Marcelo Villafañe
Gracias al público joven que acompañó a los jóvenes artistas del ciclo Joven y efímero, a Dani Umpi y a Jerónimo Saer y a todos los que se presentaron a la convocatoria.
Gracias a los madrugadores del domingo que vinieron como en procesión a escuchar el ciclo El piano y las formas musicales, pensado todo y ejecutado en parte por Aldo Antognazzi.
Gracias a los cinéfilos que participaron de la Muestra Nacional de Cineclubismo, del estreno de Bienvenidos a 1968, de Florencia Castagnani, del ciclo de nuevo cine chileno, de la nueva edición del Bafici, del Festival Latinoamericano de Video, del Festival de cine y video lesgai, del estreno de La Juncal, de Juan Manuel Alonso, del estreno local de No reconciliados, de Marcelo Expósito.
Gracias al mitológicamente exigente público de teatro local que vino a ver (y aprobó)La omisión de la familia Coleman, 4.48 Psicosis, Comedia sin título, Un mismo árbol verde, El Rutilante Cabaret, Othello y, en las derivas del teatro hacia la danza y los títeres, a Joan Baixas y a Olga Mesa -dos invitados de honor de este Centro, Migraciones, producida por nuestros centros hermanos de San José de Costa Rica y El Salvador, Sonus y Dolce far niente.
Gracias, también, al Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia de Santa Fe por habernos invitado a acompañarlos en la reapertura del cine El Cairo, ahora con ese hermoso subtítulo: cine público.
Gracias al Museo de la Ciudad y al Museo de la Memoria por habernos acompañado en la gran exposición Rosariazo, curada por Pablo Montini.
Gracias a los amigos del MUSAC por haber elegido a Rosario como una de las sedes de su exposición Huésped, y al Macro y al Castagnino por hospedarla.
Gracias a los lectores y a los editores de los libros cuya publicación acompañamos este año:La nave del olvido, de Edgardo Rodriguez Juliá, Veinte años de poesía argentina y otros ensayos, de Paco Urondo, Crítica del testimonio. Ensayos sobre las relaciones entre memoria y relato, editado por Cecilia Vallina, Intemperie, de Roger Pla e Imaginarios comunes, de Fernando Tolosa.
Gracias a los artistas cordobeses de FAC!
Gracias al Distrito Sudoeste, por haber aceptado nuestra donación de una biblioteca de libros de literatura argentina.
Gracias a la Isla de los Inventos, por alojar a Joan Baixas y por hacer con nosotros el taller de construcción de telescopios.
Gracias a los jóvenes electrónicos de Fuss!
Gracias a los asistentes al curso Estudio D.I.Y, y a su equipo docente, Ramón Parramón, Key Portilla-Kawamura, Ali Ganjavian y Vanesa Freixa, y al programa Acerca, por acompañarnos.
Gracias a Raúl D'Amelio y a Fernanda Calvi por aceptar nuestra invitación a participar en el Programa de Excelencia en Gestión Cultural, organizado por el Cceba.
Gracias a todos los asistentes a nuestros talleres, sobre todo a los chicos, por fin los chicos en el Centro cultural, y a quienes los dictaron: Graciela Molina, Silvia Lenardón, Yenni Mata, la Cooperativa de Trabajo de Animadores de Rosario, Olga Mesa, Joan Baixas, Javier Carricajo, Lux Linder, Fernanda Laguna, Julián Usandizaga.
Gracias a los asistentes al Festival Internacional de Poesía de Rosario, y a todos los centros de la red de Centros de la AECID que nos acompañaron en la que ha sido la primera edición del Festival de la que participamos como co-organizadores. Gracias a los curadores y a los poetas. Gracias a los centros culturales de Rosario y a los centros culturales de España en Buenos Aires y en Córdoba, todos compañeros siempre.
Y gracias a Luis, por habernos dado en febrero esa lección de humildad que es siempre un agradecimiento.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Nuestra extravagante Pin-up girl

Creo que no hablamos todavía de la extraordinaria jornada de septiembre "Estéticas de la dispersión", pensadas por Franco Ingrassia y de la que participaron Ana Longoni, Sergio Raimondi, Damián Tabarovsky y Pablo Schanton, quienes debatieron sobre "las relaciones entre las producciones sensibles -o artísticas- y un mundo precarizado y regido por la lógica del mercado que desplazó al Estado" (Ingrassia dixit). Pues bien: túnel 4 lleno, gente entrando y saliendo, Schanton poniendo unas cancioncitas para que viéramos hasta dónde habíamos llegado, Raimondi golpeando la mesa mientras decía "ese es el problema" (luego de una pregunta del público sobre Gelman, los premios, el mercado de la poesía, que también lo hay)... No solo estuvo bien mientras duró, sino que las conversaciones y los minidebates continuaron en blogs, correspondencias y -esto no podemos saberlo, pero lo sospechamos- en las cabezas de la personas, en este caso bajo la forma célebre del monólogo interior. Sensible a la ebullición, Ingrassia propuso segunda vuelta, con dos que iban a ser de la primera pero no pudieron venir: la directora de cine Lucrecia Martel y el crítico de arte Rafael Cippolini. Rafael, claro, es un amigo de la casa. Pero a Lucrecia nos impusimos recibirla con honores: chica de tapa de la programación de noviembre. Bienvenidos los dos. Y ustedes claro está, este jueves, a las 20.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Autopista cultural Córdoba-Rosario

La cosa fue así: me llama Pancho Marchiaro, el director del CCE de Córdoba y me dice -de esto hace varios meses- que acababa de salir un libro, una antología de escritores cordobeses, Es lo que hay, que había hecho y prologado Liliana Lardone, publicado por la editorial Babel con el apoyo del Centro y que, quería Pancho, nosotros acompañáramos también bajo la forma de una presentación. Ya se ha hecho extensamente público lo reacios que nos hemos puesto con el género, que consideramos que merece su abolición. Pero, claro, cómo decirle que no a Pancho... Entonces decidimos, como una manera de contribuir a dicha abolición, reemplazar el género con formas más creativas y convocantes. De esa decisión surge FAC! (Factoría de Arte Córdoba),una invención de Luz Novillo Corvalán y Juan Cruz Sánchez Delgado (los cordobeses, mandados a hacer para la apellidación doble, preferentemente castiza) que consiste en una serie de intervenciones, performances, proyecciones y ambientaciones sonoras. Vienen, como no podía ser de otra manera, algunos de los más destacados nuevos artistas cordobeses, esos que nosotros aun no conocemos bien, porque usamos menos la autopista cultural Rosario-Córdoba que lo que usamos las que nos llevan y traen de Santa Fe o de Buenos Aires. Nosotros, todos, acá, con los cordobeses, a ver qué onda. Esperemos que todos los que reventaron el Patio y el Túnel el fin de semana, también. Después no digan "no me digas que estuvo tal", pues ya les avisé.

domingo, 8 de noviembre de 2009

2010

El año empieza en marzo, con una muestra enorme de Juan Pablo Renzi curada por María Teresa Constantin, en Galerías y en Osde. Por un azar –que puede ser un azar objetivo, cómo no- la muestra de Renzi se inaugura el día en que llega al puerto de Rosario el Crucero Paraguay, con los miembros de la expedición fluvial Paraná Ra’anga a bordo. Como la imagen de la expedición fue armada a partir de una estrella de Renzi, que será la que guiará la suerte del viaje, los viajeros, en reciprocidad, pasarán por Galerías a brindar por la suerte de la exposición. En mayo, también en Galerías, inaugura RES una muestra de fotos rosarinas. Habíamos pensado que RES podía refotografiar las fotos históricas de la ciudad de los hermanos Pusso. Pero sobre ese punto de partida, RES derivó hacia lo que la crítica de hace ¿diez años? hubiera llamado “sus propias obsesiones”: y la fábrica tomada Mahle y el Monumento a la Bandera, fueron algunos de los escenarios donde se plantó esa obsesión. Con la expedición fluvial y con la muestra de RES empiezan en el Parque las celebraciones por el Bicentenario, que tendrán otro de sus nudos de concentración de sentidos en octubre, cuando hagamos, con el apoyo del Instituto Cervantes, el Encuentro internacional de literaturas americanas: la emancipación literaria a 200 años de la emancipación política. Vienen Carlos Monsiváis, Julio Ortega, Jorge Herralde, Beatriz Sarlo, María Teresa Gramuglio, Nora Catelli, Carlos Villoro, Hortensia Campanella. También, en el Teatro, a lo largo del año, el ciclo de teatro argentino, esta vez acompañado por un programa de formación. Y si entendimos bien lo que nos decía por teléfono su curadora, Melania Barreiros, empezamos en abril, con Ala de criados, de Mauricio Kartun: que así sea. En Escénicas y después de todas las gratificaciones –artísticas, conceptuales- que nos dio la puesta de Matías Martínez de “Comedia sin título”, de Federico Garcia Lorca –que en junio se repondrá en el teatro La Comedia- haremos una convocatoria dirigida a compañías locales para que presenten proyectos basados en obras de autores españoles: que se manifieste allí, en ese cruce, parte de la particularidad hispano-rosarina de este Centro. Y también en Escénicas, otra vez con Carlos Casazza como co-curador (las palabras a las que nos va llevando la gestión cultural), vamos con el ciclo Contemporáneo del Mundo, esta vez dedicado a la canción. En septiembre, el Festival internacional de Poesía, otra vez, como este año, con el apoyo de la red de centros culturales de la AECID que nos permitirá contar con destacada presencia española y latinoamericana. En abril, para el día del libro, presentación del manual de uso de la biblioteca de literatura argentina que donamos este año al distrito Sudoeste, e inauguración de nuestra “nueva” videoteca –con todas sus 350 horas de históricos Vhs finalmente digitalizadas, con la primera comicteca de la ciudad, armada a partir de una donación del querido Jesús Moreno, de la editorial madrileña sins entido, y con una importante renovación de material bibliográfico (estudiantes de artes: ¡a estudiar, que ahora no faltarán libros!). Para fin de año, dicen, pero qué reacios a contestar correos, gran exposición bicentenario de Seacex. A lo largo de todo el año -esperamos los contactos de Ander, desde su estratégica oficina de Reyes Católicos- todas las itinerancias españolas. Además, todos los cursos de formación, algunos de ellos con el apoyo del programa Acerca. Además, una muy esperada exposición de Graciela Sacco en agosto y otra de Eduardo Stupía en septiembre. Además, cuatro números de Transatlántico. Además, nueva edición de Joven y efímero, esta vez con jurado de selección externo. Y ah, el muelle, finalmente, el muelle reabierto y toda esa multitud paseándose un poco indolente e indiferente. Veremos si es cierto esa máxima del poeta nicaragüense Ruben Darío acerca de que la forma es lo que primeramente toca a la multitud. Es una apuesta de riesgo: pero acá, como en todas partes, son las únicas que valen la pena.

martes, 27 de octubre de 2009

La música secreta de la crítica

Uno, o una, seamos discretos, de los invitados a la mesa Los escritores en la era del espectáculo, manda un correo a la redacción de programación de este Centro cultural y se queja porque a) esa que está ahí no es su fecha de nacimiento -naturalmente, es más joven y b) de dónde sacaron esa foto, en la que se ve horrible. En ese momento se disipan las dudas acerca de la pertinencia de la convocatoria, que habían pergeñado los organizadores del Congreso Internacional Cuestiones Críticas pues se ve que, en efecto, las leyes del mundo del espectáculo también se imponen en el, en principio, más recatado y discreto mundo de los escritores: habrá que ver, y de eso se hablará el jueves en el Teatro, si esas leyes influyen y condicionan la escritura o si es posible aun escribir como un artista y posar como una estrella (componer un poema, decía Oliverio Girondo, como si se construyera un reloj y después venderlo como si fuese un chorizo). El congreso empieza el miércoles 28, con una destacadísima: a las 7 de la tarde, en la Facultad de Humanidades y Artes, salón principal, conferencia de César Aira: La Evasión. El jueves, a la misma hora, en nuestro Teatro, debaten sobre el tema arriba expuesto María Moreno, Matilde Sánchez y el Polaco Chejfec y el viernes, otra vez en Humanidades cierran Jorge Panesi y Tamara Kamenszain. En el medio, un montón de buenos, qué decirles, Miguel Dalmaroni, Ana Porrúa, Silvio Mattoni, Nora Catelli, Graciela Speranza, Ariel Schettini y, claro está, la primera línea del pensamiento crítico local que, ya sabemos, hace escuela en todo el mundo: Sandra Contreras, Alberto Giordano, Adriana Astutti, Nora Avaro, Judith Podlubne y la gran María Teresa Gramuglio. Es cierto que la crítica parece haber sido escrita para ser leida y no declamada. Pero, como decía Juan José Saer en una entrevista de Fernando Toloza, publicada ahora en un libro que reune toda la obra periodística de Fernando, Imaginarios comunes, "a veces el poeta puede hacerle oir al oyente una música secreta que fue la que organizó la obra". Con los críticos, con los grandes críticos, pasa igual.

viernes, 16 de octubre de 2009

Tu destino a punto de cambiar para siempre

¿Argentina, argentino, paraguayo, paraguaya, menor de 35 años, artista, científico, cocinero, humanista, periodista, intelectual? ¿Amante del río, de la navegación? ¿De experimentar, de aventurarte? No lo dudes: las becas de la expedición fluvial Paraná Ra'anga que zarpa del puerto de Buenos Aires en marzo del 2010 con destino a Asunción del Paraguay, fueron hechas para vos. ¡Entrá a www.ccec.org.ar y presentate! ¡Tu destino a punto de cambiar para siempre y vos todavía ahí, entre papeles!

martes, 6 de octubre de 2009

The month of roses

Tremenda convocatoria la de este blog: nomás informar que canta Baglietto en las Escalinatas y ¡zas! vienen ocho mil personas. Lamentablemente, la luna estaba pasada por agua, tapada por una tormenta que al final nunca estalló pero, como precisó nuestro especialista del Observatorio cuando promediaba la tarde, no valía la pena sacar el telescopio, pues nada íbamos a poder ver. Así que la observación de nuestro satélite favorito pasa al domingo 25, en cuarto creciente. En lo que queda de octubre -que es casi todo- vamos este viernes 9 con una exposición de Norberto Puzzolo, curada por Rodrigo Alonso -ojo, una mezcla rara que dio muy bien-, dos episodios de Contemporáneo del Mundo -con Pepe Ferrer y Ezequiel Diz-, un nuevo Joven y Efímero, con el joven Jerónimo Saer como invitado especial, la esperadísima visita de Olga Mesa, coreógrafa y artista visual, que viene a dar talleres y a presentar Sola a ciegas y, en el marco del II Congreso internacional Cuestiones críticas, recibimos a María Moreno, Matilde Sánchez y el Polaco Chejfec que debatirán sobre Los escritores en la era del espectáculo. Acá también octubre es el mes de las rosas.

lunes, 28 de septiembre de 2009

Baglietto va a la luna

En marzo hicimos un número de Transatlántico dedicado a la luna. Y Max Cachimba armó una exposición lunar. Y Pablo Crash una antología rarísima de películas lunares. Y Fandermole preparó un repertorio lunar que cantó en el Patio de los Cipreses. Y Alicia Terzián trajo su versión del Pierrot Lunaire. Y Alberto Laiseca leyó unos cuentos de terror a la luz de la luna. Y después, Ethel Koffman hizo otro repertorio lunar en el Teatro,acompañada por una astróloga que, claro está, habló de la luna. Y compramos un telescopio que íbamos a estrenar en julio, cuando pasó lo de la gripe y que vamos a estrenar ahora, este domingo 4 de octubre. Desde las cuatro de la tarde, en la Isla de los Inventos, los chicos van a construir telescopios, y cuando caiga la tarde, se van a cruzar al Parque a mirar el cielo con sus propios telescopios y con el nuestro. Y a las nueve, cuando la noche se abra como un abrigo, en las Escalinatas, Baglietto hará su propio repertorio lunar. ¿Qué? ¿No van a venir?

jueves, 17 de septiembre de 2009

Esquivando plomos

"Esquivando plomos", me dice un poeta en el Patio de los Cipreses, promediando el segundo día del Festival Internacional de Poesía. Puedo comprender que lo que es una verdad a medias en casi todos los oficios y profesiones -no hay nada menos parecido a uno que uno muy parecido a uno pero que es otro- en el mundo de los artistas y de los poetas se potencia al infinito. Así, la máxima del líder de los descamisados -para un peronista no hay nada mejor que otro peronista- ya devaluada treinta años atrás y hoy sencillamente incomprensible -menos en los asados de cumpleaños en casa de Antonio Cafiero- se resuelve aquí en una paráfrasis antónima: para un poeta no hay nada peor que otro poeta. Eso, para ellos. Pero para quienes los vemos de afuera siendo, sin embargo, sus lectores fervorosos, es un placer escudriñar ese Patio de los Cipreses una tarde de primavera, el aire regado por el perfume de los jazmines del país: en un banco de plaza, Francisco Garamona conversa con Max Cachimba; en unas sillas Pensi, Alan Mills reproduce, para un grupo reducido de escuchas, parte de su charla sobre nueva poesía guatemalteca dada recién; allá, bajo un ciprés, Roberto Appratto se recupera virilmente de un golpazo que se dio hace un rato; allá atrás Eli Tolarexipi revisa los poemas que va a leer después y hay unos que se van al otro Centro a escuchar a Diana Bellessi y hay una que avisa que finalmente llegó Homero Pumarol y en el Teatro grande retumban la voces de José Kozer, de Rosabetti Muñoz, de José Eugenio Sánchez, de Francisco Bitar, de Tilsa Otta. Quien no los haya escuchado aun, que vaya el sábado a la plaza Montenegro, desde las 10 y media de la mañana: ahí van a leer todos. Puede, como decía aquél, que sean unos plomos: pero cómo cantan.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

García Lorca

"Gladys Elena Rímini. 1956" Así estaba escrito en la primera página de la edición de Aguilar de las Obras completas de Federico García Lorca que había en la biblioteca de mi casa, y de esa edición leí los primeros poemas que leí de Lorca, sus primeras obras de teatro. Después, sería el 72 o el 73, fui a ver a un teatro de Buenos Aires Bodas de sangre, con Antonio Gades y Cristina Hoyos, llevado por mi tía Betti. Después volví a verla acá en Rosario, en el teatro La Comedia: 1980. Eso me confirmó Gaby Morales, quien también vio esa función de Bodas y quien, como yo, se quedó sobre la cortada para ver la salida de los artistas. Ella, según me dijo, llegó a conversar con Gades, o a darle un beso. Yo me conformé con saber que se podía ser petiso y ser genial. Con Lorca volví a encontrarme muchos años más tarde, cuando Vivi Tellas me llamó para hacer una versión de La casa de Bernarda Alba en el San Martín. Pude leer a Lorca con un lápiz en la mano, tratando de aflojar el extrañamiento que no estaba en el original y que podría provocar la obra en un espectador argentino contemporáneo: sacarle los "gañán" y poca cosa más. Y ver, muy de cerca, algo excepcional para quien no forma parte del mundo del espectáculo: cómo una obra se vuelve una representación. Por eso, apenas comenzamos a conversar con Matías Martínez, el año pasado, para pensar en la posibilidad de montar en nuestro teatro, producida por este Centro cultural, una obra dirigida por él que debía contar con una sola condición externa -haber sido escrita por autor español- y Matías me dijo que ese autor sería finalmente García Lorca, sentí que algo del orden de lo íntimo, de lo personal, iba a jugarse cuando se pusiera finalmente aquí la Comedia sin título. El viernes 4 estrenamos. No me toca jugar el rol del crítico en esta oportunidad, solo decirles que Martínez y su elenco vienen a decirnos, otra vez, que Lorca está invicto y que aun en sus obras no imantadas por el prestigio de la popularidad, sigue siendo un autor extraordinario, de esos a los que aun cuando les pedimos todo, nos dan algo más.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Testimonio, memoria y relato, coloquio en el Cceba

Queridos amigos: este martes 8 a las 19 realizaremos un coloquio sobre Testimonio, memoria y relato, a propósito de la publicación del libro Críticas del testimonio. Ensayos sobre las relaciones entre memoria y relato, que editó Cecilia Vallina. El libro reúne parte de las exposiciones de un ciclo que se realizó en Rosario en el 2006, bajo el pretexto de la conmemoración de los treinta años del Golpe de Estado de 1976 y muchas de sus preguntas, cuestionamientos y dudas vuelven a ponerse en el tapete hoy mismo cuando comienzan en Rosario los juicios por crímenes de lesa humanidad perpetrados en la Quinta de Funes, en la fábrica militar de armas portátiles y en el Pozo de la Jefatura y en Santa Fe el que involucra, como acusado, al ex juez federal Víctor Brusa.

Al libro lo publicó Viterbo y escriben Hugo Vezzetti, Sandra Valdettaro, Diego Tatián, Alejandro Moreira, Sergio Raimondi, Daniel Link, Analía Capdevila, María Sonia Cristoff, Eduardo A. Russo, Cecilia Vallina, Pablo Sztulwark y Rubén Chababo.

Participan del coloquio Claudia Feld, Eduardo A. Russo y Cecilia Vallina

Como siempre, los esperamos

Martes 8, 19 hs
Cceba. Paraná 1159. Buenos Aires

lunes, 24 de agosto de 2009

Septiembre Amor

El viernes 4, estreno de Comedia sin título, de Federico García Lorca, dirigida por Matías Martínez y protagonizada por un nunca tan justamente llamado "gran elenco": Naum Krass, Tito Gómez, Mirta Maurizi, Miguel Franchi, Judith Ganón, Martín Fumiato, Mario Vidoletti, Luciano Matricard, Gustavo Girves y Omar Romero. Es una producción de este Centro cultural y hará, modestamente, una temporada: sábados 5, 12 y 19. El lunes 7, ya lo saben, toca Brad Mehldau: en la sala no entran más de 500, pero dentro de 20 años van a ser 15.000 los que dirán "yo estuve allí". El martes 8 el Festival Latinoamericano de Video vuelve al Parque de España. El viernes 11, Néstor Marconi, en el día del maestro, enseña a tocar el fueye. El domingo 13 a las 11 y media de la mañana Sebastián Mantilleri toca Mozart y Beethoven en el Teatro. El martes 15 empieza el Festival de Poesía. Vienen, qué decirte, Juana Bignozzi, Estela Figueroa, José Kozer, Roberto Appratto, Horacio Costa, Daniel Durand. El mismo martes canta Palo Pandolfo, que tiene talante de poeta y el viernes 18 canta Rosario Bléfari, con talante igual. El domingo 20, a la mañana otra vez, Aldo Antognazzi cierra el ciclo de piano interpretando el extraordinario Álbum para la juventud, de Robert Schumann. El martes 22 viene Marta Bianchi a hacer Un mismo árbol verde, de Claudia Piñeiro. El miércoles 23, Agustín Pérez Rubio, director del MUSAC, presenta la colección de videos del Museo. El viernes 25 Lucrecia Martel, Pablo Schanton, Sergio Raimondi, Ana Longoni y Damián Tabarovsky respondiendo el llamado de Franco Ingrassia vienen a discutir sobre, por decirlo así, el lugar del arte en la era del espectáculo. Y el sábado 26 estrenamos una versión de George de Bernardis del Othello de Shakespeare.

¿Se acuerdan de ese canción de Neil Diamond que se llamaba September Morn? Bueno, ahora tienen que hacer un esfuerzo y pasar del pop al kitsch para recordar la versión española de esa canción, que se tituló Septiembre Amor. Este, para nosotros, y con esta programación, y con la tapa que ya verán tiene la gráfica, tomada de la exposición Viaje con Nosotros, también colgada durante todo el mes, será un Septiembre Amor.

lunes, 10 de agosto de 2009

Lunes anti-cultural

Daría la impresión de que el lunes es un día especialmente anti-cultural, en el que no vamos al cine, los teatros y los museos están cerrados, a nadie se le ocurre programar una conferencia un lunes: tal vez ni siquiera una conversación. Nada de intercambio de ideas un lunes, como si a la progresiva expansión sensorial y social que empieza el jueves con el fin del día y termina de desintegrarse a lo largo del domingo, para algunos a la mañana, que es cuando termina el sábado, para otros al mediodía -la cultura del almuerzo, faltaba más- y para otros a la tarde -la de los paseos públicos- le correspondiera obligadamente la introyección del lunes. Nosotros, plegados a esa presión social, cerramos los lunes a la tarde: no ver, no dejarse ver, no hablar con nadie. Por no, ni siquiera leer. Y que el martes, otra vez, brote la flor del arte.

lunes, 3 de agosto de 2009

Llegó el nuevo aviso

Ahí en la puerta todavía está pegado el papel firmado el 30 de junio que dice que "hasta nuevo aviso" se suspenden casi todas las actividades del Centro cultural. Bueno, este será el nuevo aviso: el viernes largamos de nuevo. Dos amigos de la casa, Raúl D'Amelio y Norberto Puzzolo mantendrán una conversación abierta al público sobre la extraordinaria Survey, de Gerhard Ritcher, que podrá verse hasta el domingo 9 y que ya califica como una de las mejores exposiciones colgadas en nuestras Galerías desde el 93 a la fecha.
El sábado, otro amigo de la casa, Diego Fischerman, vendrá a dar una charla a propósito de su último libro publicado, Piazzolla, el mal entendido (escrito en colaboración con Abel Gilbert) y apenas después, casi sin solución del continuidad, Haydée Schwartz, en el marco del ciclo Contemporáneo del mundo, interpretará al piano parte del archivo de Yvar Mikhashoff quien en su momento hubiera encargado a más de 150 músicos -John Cage, Nancarrow y Stockhausen entre ellos- la composición de piezas de tango.
Y ese mismo sábado y el domingo, a las 16 y a las 18, Silvia Lenardón y Yeni Mata les darán, con sus talleres, la bienvenida a la luna a los chicos de entre 4 y 11 años.
Ojalá que les parezca como a nosotros: que esta sí es una manera de volver.

martes, 21 de julio de 2009

Siete horas

El martes pasado a la tarde llamó Edgardo Pérez Castillo, de Rosario 12, para hacer una nota sobre las valijitas culturales. Con Edgardo, que es un tipo extraordinario, hay que hablar como si escribieras, porque realiza un tipo de periodismo hiperrealista: no se detiene en interpretar al interlocutor y menos aun en mejorarle la prosa oral -siempre distraída y un poco disléxica- sino que transcribe directamente lo que decís. Ojo, entonces, con la verba. El miércoles salió la nota y ya a las ocho de la mañana llamaron de la televisión, diciendo que iban a mandar un móvil para hacer una nota sobre las valijitas. A las 9, cuando abre el Centro, ya había una pequeña cola de diez o doce personas (un público con aspecto Facebook, o Rosario 12). La mañana transcurrió medianamente tranquila, sino fuera por las radios y la tele, que iban rebotando la nota de Edgardo. Y cuando finalmente en los noticieros del mediodía dieron la buena nueva, el Centro explotó. Pablo, que desde el mediodía amenazaba con irse, cada vez que llegaba al pie de las escalinatas y veía que llegaba otra oleada de gente, volvía a acompañar a Felicitas y a Virginia, que se prodigaban en Galerías y en Administración repartiendo "una por familia" -y tratando de distinguir las diversas trampas de las familias, que trataban de disolverse como tales para llevarse más de una bolsa y reconstituirse unos minutos después. A las cuatro de la tarde se fue la última valijita. Habrá que ver, ahora, cómo funcionaron esas animaciones, esos poemas, esas canciones, esas crónicas, esas ilustraciones, en las cabezas y en los corazones de cada cual.

viernes, 10 de julio de 2009

La valijita cultural

Después de la dolorosa decisión de suspender nuestras actividades de julio, cuando julio, justamente, avizoraba la concreción de muchos de nuestros máximos deseos del año -el estreno de Comedia sin título, de Federico García Lorca, dirigida por Matías Martínez, la llegada de Néstor Marconi, el programa Vacaciones en la luna-, Pancho Marchiaro, el director del Centro España-Córdoba llamó para contarnos una idea luminosa en la que estaban trabajando y que, dijo él, con su habitual generosidad, podíamos usar como quisiéramos. De esa idea original, procesada por todo el equipo de programación de nuestro Centro cultural, surgió la Valijita cultural para compartir en casa: ya que la circunstancia manda quedarse en casa, pero nada indica que debemos dejar de leer, de escuchar música, de ver películas, decidimos invertir el movimiento del encuentro habitual con nuestro público, y en vez de esperarlos, como siempre, en casa, decidimos invitarnos a las de ustedes, a través de una valijita en cuyo contenido privilegiamos a los artistas de la ciudad y a las industrias culturales locales. Siete episodios de Cabeza de ratón, el programa de la Escuela de Animadores y del Centro Audiovisual Rosario, entrevistas a Juan L.Ortiz, poemas de Beatriz Vignoli, crónicas de D.G.Helder, Cecilia Muruaga y Enrique Carné, relatos de Osvaldo Aguirre y de B.Velmiro Ayala Gauna, discos de Carlos Casazza, Adrián Abonizzio, Juancho Perone, Gerardo Gandini, Paula Shocron: cosas así viajan en nuestro valijita, que podrá ser retirada desde el miércoles 15, de 9 a 20, en nuestro Centro cultural y en el Centro de Distrito Municipal Oeste Felipe Moré.

Entretanto, Galerías abiertas con Gerhard Ritcher y los Cuentos ilustrados de Silvia Lenardón, Mariano Grassi y Pablo Cabrera.

miércoles, 1 de julio de 2009

Ojo

En La peste, la extraordinaria novela de Albert Camus, vuelta a leer en estos días, un poco azuzados por la circunstancia, vemos que cuando el doctor Bernard Rieux sale de su habitación, se encuentra con una rata muerta y advierte al portero sobre el macabro hallazgo, éste le contesta simplemente: en la casa no hay ratas. En un golpe de efecto que no es característico del estilo de Camus, y es eso lo que lo vuelve notable en la novela, el portero es el primero en morir por la peste de Orán. Y entonces, ojo, si alguien nos dice que ha visto una rata muerta en el descanso del primer piso, no digamos que en casa no hay ratas.

miércoles, 24 de junio de 2009

Expedición científico cultural Paraná Ra' angá

En el primer capitulo del Facundo, Sarmiento anota que un rasgo notable de la fisonomía de este país es "la aglomeración de ríos navegables que al Este se dan cita de todos los rumbos del horizonte para reunirse en el Plata". Pero, sigue Sarmiento, esos inmensos canales excavados por la solícita mano de la naturaleza, "no introducen cambio ninguno en las costumbres nacionales" debido a que el hijo de los aventureros españoles se considera aprisionado en los estrechos límites de un bote o de una lancha y el gaucho, por su parte, desdeña el favor más grande que la providencia depara a un pueblo, de modo tal que la navegación de los ríos es un elemento muerto, inexplorado: "Desde el Plata remontan aguas arribas algunas navecillas tripuladas por italianos y carcamanes; pero el movimiento sube unas cuantas leguas y cesa casi de todo punto". Poco se ha modificado el escenario en los últimos 164 años. Nuestra misma ciudad encontró siempre en el río Paraná no una vía de comunicación sino un límite con la provincia de Entre Ríos y sólo la creación -sobre el río- de una vía terrestre, el puente Rosario-Victoria, activó el contacto -comercial, amoroso- entre la ciudad y la provincia vecina. Y el tránsito fluvial hacia las islas de enfrente -menos de un kilómetro de agua zaina, apetrolada-, descontadas esas esporádicas imágenes de los pescadores sobre sus botes o canoas, que parecen la torpe representación realista de alguna de las extraordinarias canciones de Chacho Muller es, sobre todo, deportivo -los jóvenes de Alberdi montados en sus kayaks, los más avezados nadadores moldeando estilo y músculos braceando contra corriente para poder llegar a destino en línea lo más recta posible-, recreativo rico -yates, veleros, lanchas con motores de cientos de caballos-, y recreativo pobre -más botes, más canoas, lanchitas con motor fuera de borda. Eso, en un sentido transversal: de oeste a este. Y en un sentido longitudinal, desde, digamos, el puerto de Santa Fe en el límite norte y el de Buenos Aires en el sur, los enormes transatlánticos con banderas de Oriente que subiendo vacíos y bajando cargados de granos de soja dan una imagen confusa todavía de una recidiva de eso que se llamó una vez “el granero del mundo”: tanto entonces como ahora, lo nuevo supone, entre muchas otras cosas, una revolución cultural -y “revolución”, esta vez, describe, no califica.
El barco que zarpará el lunes 8 de marzo del puerto de Buenos Aires con destino Asunción del Paraguay y paradas previstas en los puertos de San Pedro, Rosario, Santa Fe, La Paz, Goya, Corrientes, Pilar y Formosa, retoma, como señala Graciela Silvestri en la nota de tapa de Transatlántico número 7, la tradición de las viejas expediciones culturales y científicas. Como en esa tradición, la tripulación del barco deberá tener un ojo clavado en el pasado -para dar testimonio de eso que está dejando de ser- y uno en el futuro -para, a partir de la interpretación de ese pasado, poder imaginar qué de todo eso quedará activo o inactivo en la construcción de lo que todavía no es. Pero para que esos dos ojos tengan que ver todo lo que tienen que ver, el barco deberá ir lento y los expedicionarios deberán tener menos la ambición maximalista y moderna del conjunto, que la precaución por el detalle. Como en ese poema de Juan L. Ortiz, "Entre Diamante y Paraná", en el que el poeta "distraído" por una nube, o por unos pasajes de trigo, o por los restos de un perrito atropellado al costado del camino, parece no avanzar nunca en el trayecto ni en el relato, aunque el conjunto del poema dé, al final, una figura del viaje que presenta, como en un símbolo elusivo, una totalidad.

miércoles, 17 de junio de 2009

¿Y cómo es él?

El viernes estuvo Dani Umpi en el Teatro. Y dos días después escribió en su fotolog: "ROSARIO:
Divina la ciudad pero ni paseamos. Mucha prensa.. escuchan mucha radio. Desayuné en la Rock and Pop, que es como un Mac Donals porque hay una en cada ciudad. Mínimo una. Sólo sacamos 5 fotos y casi todas movidas. Mal. Tocamos en un teatro GIGANTE. No sabíamos que era así. Sorprendente. Igual, la gente divina. Muchos conocidos. Competimos minuto a minuto con Kevin Johansen. Nervios. Los técnicos eran muy competentes. En Rosario siguen a full con el WI FI. Comimos en un local de pool con música muy muy Angels. Muy raro el lugar, pero nos gustó". La historia de Umpi en Rosario empezó con un llamado de Irina Garbatzky y Mariana Catalín en el que nos avisaban que vendría Dani a la Argentina, si no querríamos invitarlo al Centro cultural. Pensamos que las jóvenes profesoras de Letras querían convertirse en productoras de espectáculos y les ofrecimos, con la generosidad propia de este Centro cultural, si querrían, acaso, producir el show. "No", dijeron, y ahí pareció mezclarse el afán investigativo -las chicas merodean, en sus estudios, las nuevas formas de la literatura rioplatense y pasado-presente y futuro de las performances- con cierto -lejano, pero perceptible- cholulismo: "sólo queremos entrevistarlo". Lo hicieron en el lobby de nuestro querido hotel República. "Encantador", dijeron después. Habrá que ver, más tarde, en los papers, en qué han convertido nuestras chicas el encanto del trovador electrónico de Tacuarembó. En cuanto al show, dos notas. Una, la extraordinaria pantalla en la que iban pasando fragmentos de un diálogo amoroso, que daban la nota justa, incandescente, de esa mezcla de estupidez y... estupidez en la que se convierte, visto de afuera, todo diálogo amoroso. La otra, el cierre, con Dani solo entonando -hay que decirlo así: muy sentidamente- los tan queridos versos de Perales: "¿Y cómo es él?/ ¿En qué lugar se enamoró de ti?/ ¿De dónde es?/ ¿A qué dedica el tiempo libre?/ Pregúntale,/ ¿Por qué ha robado un trozo de mi vida?/Es un ladrón que me ha robado todo".

lunes, 8 de junio de 2009

Un momento de reflexión

El año pasado, desde el correo del Centro cultural, yo enviaba una comunicación, más o menos semanal, sobre nuestras actividades, dirigida a nuestro público, que empezaba con un "queridos amigos" y terminaba con un "como siempre, los esperamos". No logro saber si los amigos se sentían queridos, pero nuestras mediciones de público daban que, pese a que los esperábamos, mucho no venían. O que venían de una manera muy estricta: como para no dejar de venir del todo. De las largas -y ambiciosas y finalmente fructíferas- reuniones-sesiones de nuestro equipo de programación y de comunicación, llegamos a algunas conclusiones sobre las que empezamos a trabajar el 09 -y sobre las que no voy a abundar, porque no vienen al caso. Pero me voy a detener en una: el equipo consideró que el "queridos amigos" era una especie de plomazo que no leía nadie -y que, entonces, los tres o cuatro que cada tanto contestaban entusiasmados por alguna razón no eran representativos de una multitud silenciosa, sino que respondían, estrictamente, a su nombre y a su número: tres, cuatro, a veces seis. La comunicadora, con el apoyo -qué notable: ferviente- del resto del equipo recomendó dar de baja el "queridos amigos" y abrir, a cambio, en la página nueva del Centro, un "blog del director". Los pocos amigos que ha cosechado este blog desde su apertura, los persistentes "ceros" en los comentarios que recoge y mi pereza en actualizarlo (una cosa es sospechar, como cuando publicamos un libro de poemas, que casi nadie nos lee y otra es comprobarlo empíricamente) darían la impresión de acá seguimos trabajando para pocos. Al contrario, los números no dejan de crecer. El fin de semana que pasó, colgamos cartel de "no hay más localidades" en Sonus, la obra de teatro-circo de Sebastián D'Addario y la compañía Kumulus limbus; también, otro igual, de "no hay más localidades", en 4.48 Psicosis, de Sarah Kane, con Leonor Manso, otra pequeña multitud paseaba la noche del viernes por el Patio de los Cipreses, saliendo del túnel 1 de Galerías, donde inauguraba Diana Aisenberg la muestra Escuela/Rosario y entrando al túnel 3, donde un grupo de músicos comandados por Mario Caporali rendía tributo a la mitológica Madonna de Aisenberg. Y el domingo, a las 11 y media de la mañana, 200 personas escuchaban, en el Teatro, la segunda sesión de Hugo Schuler interpretando El clave bien temperado, de J.S.Bach. Cuando comenté, al final del mediodía del domingo, mi extrañeza en cuanto a la falta de incidencia de este apocado blog en la convocatoria del público de este Centro cultural -en tanto de cero surgían, pongamos, más de mil-, uno de nuestro equipo me dijo, parafraseando la célebre frase clintoniana: "es la programación, estúpido", y otra, casi solapándose: "es la comunicación, estúpido" y después, los dos, riéndose, como si fuese a ponerse de novios en ese mismo momento -casi a costa de este mismo director: "es la programación bien comunicada, estúpido".
Liberado de la responsabilidad del éxito de la convocatoria de público, ahora sí, volveré.

martes, 5 de mayo de 2009

Los poetas

A Benjamín Prado lo conocimos acá mismo, en el Parque de España, hará, quién sabe, diez años. Él vino, si no recordamos mal, con Roy Loriga, como representantes iracundos de una nueva literatura española un poco harta del post-franquismo (pero harta por izquierda, lo que no estaba mal). A Fabián Casas lo conocimos en Buenos Aires, ya hace más de veinte años, cuando alguien nos pasó su segundo libro de poemas, Tuca, que actualizaba, desde su mismo título, todos los protocolos de la poesía coloquial y política, de los años 60 en adelante. Y a Sonia Scarabelli la conocimos en la Facultad -una alumna cultivada e inteligente, que venía "de otro lado" (creemos recordar que de la antropología) lo que le daba a eso que pensaba y escribía lozanía y potencia a la vez. Ahora, a los curadores del Festival de Poesía Osvaldo Aguirre, D.G.Helder y Pablo Makovsky, les pareció que Prado-Casas-Scarabelli podían armar un tridente poderoso para presentar en sociedad la nueva edición del Festival, que empezará en el mes de septiembre. Nosotros, encantados de recibirlos, este martes a las 20 en el Túnel 4. Y a ustedes, ni hablar.

martes, 28 de abril de 2009

Qué pena

"Qué pena", se titula un correo que acabo de recibir. Y la pena es que hace un rato murió Idea Vilariño. Quien me manda el correo me linkea un poema de Idea, ese que se llama "Ya no", y me dice: "eso es algo más que un poema, ¿no?" En efecto, todos los grandes poemas del mundo -y hoy tiendo a pensar que Idea Vilariño escribió algunos de ellos- son algo más que un poema, en tanto nos involucran y nos importan de una manera en la que habitualmente no nos involucra ni importa la literatura. Pero a su vez, no podrían importarnos de una manera tan concentrada en sensaciones y tan extendida en el tiempo si no fueran, precisamente, poemas. Esa rareza con la literatura y con las vidas de muchos de nosotros fue lo que hizo Idea Vilariño cuando estuvo por aća. Y por eso, qué pena, Idea, cómo la vamos a extrañar.

http://www.ccpe.org.ar/transatlantico/04/que-me-importa.htm

martes, 14 de abril de 2009

Cuentos de terror a la luz de la luna

Bueno, lo de "a la luz de la luna", es, como casi todo lo que se dice, un decir. Porque ayer, cuando hablamos con los equipos técnicos del observatorio municipal, para anticiparles la actividad del jueves y decirles que Laiseca leería a la luz de la luna y que inauguraríamos esa misma noche nuestro tremendo telescopio Hokenn para uso público, desde allá nos dijeron, como si estuvieran pensando todo el tiempo en eso: "el jueves la luna, que está en menguante, se ve en el horizonte recién a las tres de la mañana". Y ya con un poco de sorna: "Por suerte para vuestras actividades, el mes que viene sale otra vez". Y todos los artistas e intelectuales del Parque de España quedamos, otra vez, humillados ante el saber científico de nuestros vecinos del Parque Urquiza, como cuando organizamos la inauguración de Bienvenidos a la luna para el 27 de marzo, pues ese día habría luna nueva y nos llamaron para avisarnos que la luna nueva es justo la que no se ve. Pero que quede claro que antes de fin de año lo sabremos todo sobre nuestro íntimo satélite. Y que quede claro también que, con o sin luz lunar, este jueves 16 a las 21 en el Bar del Teatro, al aire libre si la noche lo permite y bajo techo si no, el gran Alberto Laiseca leerá parte de su repertorio de cuentos de terror. Desde que se corrió la voz, no deja de sonar el teléfono preguntándonos si es verdad. Y sí, es verdad, viene, ya sacó el pasaje, ya está por llegar. Todo el mundo se prepara para cagarse de miedo.

lunes, 23 de marzo de 2009

Bienvenidos a la luna II

Ahora parece que fue Thomas Harriot, un inglés aficionado a la astronomía, el primer cartógrafo de la Luna, según sostiene el entusiasta historiador Allan Chapman, quien agrega que como Harriot era rico y modesto a la vez, no se entretuvo en dar a conocer sus bocetos lunares como sí hizo el pobre italiano Galileo Galilei, a quien se le atribuye entonces haber sido el primero en hacer un uso astronómico del telescopio, siendo sus dibujos lunares, firmados cuatro meses más tarde de los que habría registrado Harriot, los primeros que se conocieron y que le valieron, 398 años después, un tardío homenaje –como todos los que recibió, por otra parte– de parte de las Naciones Unidas, que en su sesión del 20 de diciembre de 2007, declaró al 2009, en honor de Galileo y de su invención, año internacional de la astronomía.

El 09, también, supone otra efeméride lunar: la de los 40 años de la llegada de la misión Apolo a la Luna. “¡¡¡Y puso el pie en la Luna!!!” decía el relator , como si fuese un partido de fútbol, la definición de un partido de fútbol, todos reunidos alrededor de un aparato de radio, la noche del 20 de julio de 1969, en un campamento de la Asociación Cristiana de Jóvenes en Oliveros, provincia de Santa Fe. Pero no, no voy a detenerme ahora en la tristeza de esos campamentos; o por lo menos, y para ser preciso, en la tristeza que esos campamentos me causaban a mí, entonces, abandonado, creía yo, por mis padres para siempre, y rodeado de un montón de chicos y muchachos que parecían felices en el mismo lugar en el que mí se me representaba el infierno. El profesor, ya ven: me detuve, se llamaba Jerry, y contrariamente a esa virilidad tan propia del promedio de los profesores de gimnasia, como se conocía entonces a la educación física, parecía haber visto, él también, alguna vez, el pozo negro de la melancolía y entonces, cada tanto, con una caricia o una palmeada en el hombro trataba de sumarme al partido de fútbol que yo no sabía jugar, a la copa del árbol que yo no sabía trepar, a los juegos de bromas lingüísticas que yo directamente no entendía. Expulsado del mundo, con un buzo de color amarillo que me había traído mi tía de Venezuela y cuyo uso debió, previamente al viaje a Oliveros, ser autorizado administrativamente por las autoridades del club, pues la norma, dictada en esos papeles mimeografiados que decían “tres pares de medias”, “botas de lluvia”, “dos pijamas” indicaba que el buzo debía de ser blanco o azul, yo en vez de mirar la radio, miraba la Luna. Y en la Luna, en vez de ver la ínfima silueta de Neil Alden Armstrong dando su paseo lunar, como pensé que tal vez pudiera ver, veía la cara de mi mamá.

Perdón, queridos lectores, por la confianza: pero no es posible hablar de la Luna institucional –la del año internacional, la de la efeméride– sin hablar a su vez de la Luna íntima, pues si esta especie de impostado cumpleaños de la Luna nos importa es porque de algún modo es como si fuese el cumpleaños de algo vinculado a nuestra más íntima intimidad. Y no es posible hablar de la Luna íntima sin hablar de la Luna de los artistas, pues la imagen que tenemos de la Luna no es solamente la de la Luna que vemos, sino de una que está rodeada del aura de todas las lunas musicales, poéticas, visuales, de todos los artistas que alunizaron alguna vez. Y no es posible hablar de la Luna de los artistas sin hablar de la Luna de los científicos pues a cada paso de la ciencia lunar, uno nuevo en la fantasía. Y no es posible hablar de la Luna científica sin hablar de la Luna política: de la Luna como botín. Y si la historia contemporánea señala que la Unión Soviética cayó en 1989, la historia del futuro, menos atenta a la minucia, verá que cayó, en verdad, el 20 de julio de veinte años antes, cuando Armstrong, como decía el relator de la radio de Oliveros, “puso el pie en la Luna” y en el mismo movimiento –y tal vez por eso ese tono de “definición” que le daba el locutor a la cosa– le daba a los Estados Unidos una victoria inapelable en la sordidez de la guerra fría.

De un poco de todo eso hablará el ciclo Bienvenidos a la luna, que se presenta el 28 de marzo en nuestro Centro cultural. Bienvenidos a la Luna, bienvenidos a la inspiración artística y a la sartén de teflón, bienvenidos al espionaje y a las grandes películas, bienvenidos a Galileo y bienvenidos a los recuerdos de cada cual.

miércoles, 11 de marzo de 2009

Contra el arte latinoamericano

Queridos amigos: este domingo 15 a las 20, en el Túnel 4, recibiremos a Gerardo Mosquera, sí, el "prestigioso crítico y curador cubano" como dicen las gacetillas -aun las nuestras. Esta vez -porque ya hubo otra, hace dos años, muy estimulante- Mosquera dará una conferencia titulada "Contra el arte latinoamericano" en la que, según anticipa, rebatirá "la neurosis de identidad" sufrida por la cultura del continente, y la concepción de la región como entidad integral. Como siempre, los esperamos.

lunes, 9 de marzo de 2009

Febrero, como un rayo

Queridos amigos: ya habrán visto cómo febrero se fue. Como un rayo. Y en YouTube, y en nuestra página, y en nuestro corazón, las imágenes de Spinetta en las Escalinatas. Temprano, probando sonido mientras el sol caía como plomo, unos jóvenes, muy jóvenes, aplauden el final de una toma y Luis, como si recién se diera cuenta de que hay "alguien" a su alrededor, levanta la vista, sonríe como si lo aplaudieran por primera vez -y los aplausos llegaban de lejos, como una lluvia sobre un techo de zinc- y dice: "muchas gracias, amigos". Y fue hermoso que dijera así, "amigos". Porque eso es lo que se crea, en el instante de comunión que se produce entre un artista y su público: una sensación de amistad.

lunes, 2 de marzo de 2009

Bienvenidos a la luna

“Bienvenidos a la luna”, actividad anual del Centro Cultural Parque de España para el 2009, desplegará muestras, encuentros, conferencias, ciclos de música, de cine, y cruzará distintas disciplinas que revisarán e indagarán en el legado artístico, científico, político y cultural de la luna, 400 años después de que Galileo diera uso astronómico al telescopio y a 40 años de la llegada del hombre a la luna, el 20 de julio de 1969.

sábado, 28 de febrero de 2009

Luna nueva

Desde que los hombres plantaron banderas
chillonas sobre su secreta geología
y enviaron cámaras para explorar todos sus rincones,
la luna se ha vuelto lesbiana;

ahora se la ve más brillante en su hambre de mujer
y con toda determinación ha hecho de la Vía Láctea
su amante: la tierra ya no le interesa.

Mucho mejor que derramar su brillo pálido
espejo de cortesanos que se miran embobados
y aquel poeta acongojado que sufría
por su amor no correspondido por fin se liberó.

Estos versos de Alan Sillitoe (Inglaterra, 1928), traducidos por Mirta Rosenberg, son parte de la selección de poemas sobre la luna que hicieron Liliana García Carril y Rosenberg para el número 6 de Transatlántico, dedicado por entero a la actividad anual del Centro Cultural Parque de España/AECID “Bienvenidos a la luna”.